Extracto del Manual de la Trucha y su pesca en México
Por: Luis Pueyo Bravo
www.arcoiris.com.mx

Conociendo a la trucha II

Por: Luis Pueyo Bravo

 

Conociendo a la Trucha II

 

Trucha Arco Iris

(Orcorhynchus mykiss)

 

Nativa de la vertiente del Pacífico se le encuentra habitando los ríos, arroyos y lagos que se encuentran en la cadena costera desde el sur de Alaska hasta el sur de California, se distinguen variedades continentales que no emigran al mar, y variedades que sí lo hacen (andrónomas), un ejemplo del primer grupo lo constituye la trucha de Shasta (Oncorhynchus mykiss shasta), la cual es nativa de Sierra Nevada, donde habita los cursos de agua del monte Shasta en los límites de Oregón y California.

 

 

Conociendo a la Trucha IILa trucha cabeza de acero (Steelhead) es de las variedades andrónomas, o sea que salen al mar a completar su crecimiento para regresar al río de origen a desovar, la primera es de las que está más identificada y resulta muy utilizada en los cultivos comerciales. Es de mencionar que existen infinidad de variedades dentro de esta especie, las cuales podrían ser diferenciadas por el número de escamas en la parte lateral, pero actualmente es casi imposible diferenciarlas debido al entrecruzamiento al que ha sido sometida en los cultivos y en la naturaleza debido a las siembras de otras especies.

 

Es un pez excepcionalmente fuerte y peleador que vive en aguas cuya temperatura óptima oscila entre los 4 y los 18°C, este pez es nativo de la costa del pacífico de Norte América. Es un animal muy territorial que se oculta atrás de troncos, piedras y cualquier saliente para emboscar a su presa y conservar energía. Su alimento primordial en estado salvaje son insectos terrestres o acuáticos en estado larvario o adulto, peces pequeños, acociles, pulgas de agua, ajolotes, etc. Este tipo de alimento es lo que hace que la trucha sea susceptible de ser pescada mediante mosca, cucharas o curricanes artificiales. La gran voracidad de la trucha la puede hacer el trofeo del pescador por excelencia, pero hay que saber pescarla, la trucha pica todo el día, pero las mejores horas para pescarla (porque la trucha está más activa) son: del amanecer hasta 10:00 u 11:00 a.m. y de las 16:00 ó 17:00 horas hasta el obscurecer, a esas horas le recomendamos usar cuchara, cucharilla, mosca o curricán artificial, ya que es cuando la trucha es más susceptible de picar artificios que asemejan su alimento natural; en las horas intermedias (10:00 a 16:00 p.m.) la pesca con carnada es la más productiva, pues se encontrará en las áreas más frescas del lago, o sea el área sombreada o lo más profundo.

 

Conociendo a la Trucha II

 

Biología – ecológica de la trucha Arco Iris.

 

La trucha Arco Iris conocida hasta 1936, como Salmo gairdneri (denominación que proviene del Doctor Gairdner, quien estudió este pez en los ríos de la costa Oeste americana), cambió de nombre. Así lo decidió la Sociedad Americana de Ictiología: la especie fue incorporada a la familia de los salmones del Pacífico (Oncorhynchus) antes que a la de las truchas (Salmo) sobre la base de consideraciones morfológicas, genéticas y fisiológicas.

 

Se distingue por tener una cabeza más corta, dotada de una boca menos rasgada. El cuerpo está cubierto de pequeñas escamas en mayor número que la Café (135 a 150 a lo largo de la línea lateral).

 

Coloración de la trucha Arco Iris.

 

El color es característico. Los lados, gris plateado, están salpicados de pequeños puntos negros que se observan también en las aletas y en la cabeza. Una banda irisada que puede ser desde el color rosa hasta llegar a púrpura, más o menos visible, subraya la línea lateral.

 

La coloración puede variar considerablemente según sus orígenes. Estos cambios se han producido por numerosas hibridaciones entre, principalmente, dos especies: Oncorhynchus mykiss shasta y Oncorhynchus mykiss irideus. La trucha Arco Iris puede normalmente alcanzar tamaños de hasta 80 cm. por un peso de 8 Kg.

 

Conociendo a la Trucha II

 

Hábitat de la trucha Arco Iris.

 

La trucha Arco Iris en su forma natural habita lagos y arroyos de aguas frías, cristalinas y bien oxigenadas. La vegetación que circunda el área donde se desarrolla corresponde a bosque de coníferas. En su habitat se encuentran organismos vegetales y animales que se relacionan entre sí y afectan directamente su desarrollo, sus hábitos alimenticios son considerados como carnívoros. La dieta varía dependiendo de la cantidad en que determinado organismo se encuentre en el habitat, así como la edad de la trucha, ya que durante su juventud se alimenta principalmente de pequeñas presas animales, y según se hace mayor come acociles y peces.

 

La reproducción en su medio natural se lleva a cabo en la época del año en que las condiciones ambientales son las más favorables para la descendencia (temperatura benigna, ausencia de depredadores, foto período, abundancia de comida adecuada etc.). Estas condiciones varían no sólo con la época del año, sino también con la latitud; en el Hemisferio Norte, más allá de los 30°, la reproducción se presenta en el verano y otoño, acortándose y retrasándose a medida que aumenta la latitud, en México en estado natural se encuentra reproduciéndose de octubre hasta febrero.

 

Comúnmente la trucha se considera el habitante típico de las aguas vivas y frescas de torrentes montañosos, y sin embargo manifiesta una sorprendente capacidad de adaptación a numerosos medios, incluso se adapta perfectamente a una cierta tasa de contaminación orgánica. Ello explica que en otro tiempo estuviera presente en la mayoría de ríos de media montaña o de llanura. El factor límite, responsable de su distribución, parece ser el porcentaje de oxígeno disuelto. El buen desarrollo de la trucha de ríos no se observa, en principio, más allá de un umbral que el Biólogo Nikolsky ha fijado entre 9.5 mg. de oxígeno por litro de agua, es decir 7 cm3 de oxígeno por litro, fácilmente alcanzable en aguas tranquilas y, cuando la temperatura no sobrepasa los 16 °C. Sabemos en efecto que la tasa de oxígeno disuelto en el agua está estrechamente relacionada con la temperatura, esta será tanto más baja cuanto más elevada sea la temperatura. La trucha puede soportar temperaturas del orden de los 22 a 24 °C. Más allá, la trucha sufre anorexia, y si la situación se prolonga, muere cuando la temperatura sobrepasa los 26°C.

 

La trucha, como pez de agua viva, se cansa rápidamente de su continua lucha contra la corriente y necesita un refugio para esconderse, descansar o escapar de los predadores.

 

Su comportamiento territorial en ríos la incita a buscar un perímetro de caza alrededor de su refugio que no compartirá con nadie. Por tanto, el número de truchas en un determinado trayecto será proporcional a la cantidad de alimento disponible y, sobre todo, a la presencia de refugios individuales.

 

Régimen alimenticio de ambas truchas.

 

Predadoras activas, carniceras voraces en sus horas, ambas truchas eligen su menú en función de las estaciones y las disponibilidades ofrecidas por el medio. Sabe aprovecharse de todas la fuentes de nutrientes. Según el estado de las aguas y las estaciones, la trucha se nutre a todos los niveles, a fin de capturar invertebrados acuáticos (sobre todo insectos), que representan una gran parte de su alimentación (hasta el 97 %). Su principal dieta la constituyen los insectos a la deriva, capturados entre dos aguas o al fondo, en todos los estados de desarrollo, las larvas cuando son arrastradas accidentalmente por la corriente, o las ninfas cuando salen a flote para eclosionar o nacer. La trucha captura de buen grado otros invertebrados, tales como pequeños moluscos o crustáceos, así como pececillos. A esto añadimos los aportes del medio exterior, que pueden representar una fuerte proporción en el régimen alimenticio, en ciertas circunstancias, moscas, saltamontes y grillo; en caso de lluvias abundantes, gusanos y lombrices. En los lagos podemos encontrar manifestaciones espectaculares de la actividad predadora de las truchas en la superficie, que se traducen en centenares de saltos y emergencias sobre los mosquitos y efímeras. Si llega el caso, la trucha puede capturar ranas, o pequeños roedores acuáticos.

 

Algunas truchas, principalmente las más grandes, presentan una carne en tonos rosa-naranja, de lo más apetitosa. Se conocen como «truchas asalmonadas». Los tejidos del pez han sido teñidos por un colorante natural, el caroteno, que se encuentra en el fitoplancton, más o menos abundante en nuestras aguas, también consumido de los insectos acuáticos o de los crustáceos con los que la trucha se alimenta.

 

Distribución geográfica de la trucha Arco Iris.

 

Originaria de América del Norte. Masivamente criada en piscifactorías, se aclimata muy bien al medio natural. En su estado de origen, la trucha Arco Iris vive como migradora y remonta los ríos para reproducirse. Está considerada como un pez de explotación comercial, o bien para repoblar o hacer cotos de pesca intensiva, esto, gracias a su abundancia y a su fácil aclimatación. Debido a la gran cantidad de piscifactorías dedicadas a la cría y engorde de esta especie y a las repoblaciones efectuadas por pescadores en el medio natural, es que la trucha Arco Iris se haya distribuida por casi todo el territorio mexicano, susceptible a la calidad de agua, alimentación y pesca responsable que le permita sostenerse y reproducirse.

 

Conociendo a la Trucha II

 

Conociendo a la Trucha IIReproducción.

 

La trucha Arco Iris alcanza su madurez sexual a los 2 años. En su país de origen, el período de reproducción se realiza de octubre a febrero, según la temperatura del agua. Cada puesta comporta alrededor de 3,000 a 4,000 huevos. El período de incubación de los huevos es de aproximadamente 2 meses para una temperatura de 7°C. El saco vitelino se reabsorbe en 1 ó 2 meses. La hembra excava un surco para desovar, en esta tarea participa el macho. El crecimiento de las crías es muy rápido. En criadero puede llegar a 300 gramos en aproximadamente 380 – 400 días; en el medio natural dependerá de la alimentación, calidad del agua y depredación que sustente, lo normal es que pueda llegar en igual período a 150 – 200 gramos.

 

                 Los sentidos de la trucha.

 

La vista.

 

Este sentido es el más crítico para la trucha. Ella no ve como lo hacemos nosotros, en nuestros ojos los rayos de luz pasan del aire al agua y se distorsionan, nosotros sólo podemos enfocar sobre una línea muy estrecha de campo visual y tenemos que mover nuestros ojos para poder centrar algo y poderlo observar.

 

En los ojos de la trucha la luz pasa de líquido (sus ojos) a líquido (el agua), como resultado la trucha tiene una visión de casi 150º en cada ojo y puede observar cualquier objeto dentro de ese arco y enfocarlo perfectamente.

 

Conociendo a la Trucha II

En nosotros, los ojos están conectados mediante nervios a un lado de nuestro cerebro, como unos binoculares, así que sólo podemos concentrarnos en un objeto a un mismo tiempo.

 

En la trucha, cada ojo está conectado a su respectivo lado del cerebro, por lo que un ojo puede estar enfocado a un objeto, y con el otro estar enfocando otro objeto al mismo tiempo. Como 2 monóculos rotativos independientes el uno del otro.

 

Añada esta habilidad al poder tener una visión con un arco de casi 150º en cada ojo, lo que nos dará que la trucha puede ver una gran variedad de objetos en un campo de visión extremadamente amplio.

 

La trucha obtiene la visión binocular en la estrecha área en la que sus campos de visión se cruzan, la visión binocular nos da la percepción de profundidad de campo y esto nos permite poder medir distancias. Por ello esta visión binocular está situada en la parte frontal de la trucha, pero esto tiene un precio, y es el que la trucha tiene una zona “ciega” en la parte de atrás, en la cual no ve nada.

 

Conociendo a la Trucha II

 

La trucha puede enfocar a muy corta distancia, a 2 ó 3 cm., esto también tiene una ventaja y una desventaja, ya que la trucha puede con mucho detenimiento observar… lo que se va a comer, pero al mismo tiempo no podrá…cuidarse de depredadores distantes, esto es porque su enfoque a corta distancia reduce su habilidad de poder enfocar a distancia es por esto que el pescador no va a ser visto en estos momentos por la trucha, a pesar de que se encuentre a tan sólo 5 mts. de distancia, pero también para el pescador es un problema, pues si no presenta su mosca o cucharilla en las líneas de alimentación de la trucha, o sea muy cerca, la trucha no verá el curricán o mosca a 1 mt. de distancia, ya que su foco está puesto a distancias de 2 ó 3 cms.

 

Conociendo a la Trucha IIAhora bien, la trucha puede cambiar su enfoque violentamente si ve algún objeto o percibe una situación que le incomode, como la sombra en el cielo de un depredador, o un flotador de color brillante, la línea de mosca o curricán sobre ella, el movimiento acelerado de la caña, etc., esto será suficiente para que cambie el enfoque de cerca a lejos y huya de inmediato.

 

 

Color.

 

En las últimas investigaciones se ha determinado que la trucha puede ver colores y puede distinguir tonos del mismo color.

 

Esto es importante para el pescador, pues afecta la manera en que la trucha lo ve, tanto a él como a la carnada, mosca o curricán que le esté ofreciendo. Tan sencillo como que, dependiendo del color en que esté vestido el pescador, podrá o no acercarse a la trucha. Si viene vestido con colores brillantes (rojo, amarillo, naranja, etc.) será más fácil que la trucha lo vea, o si viene con ropa cuyos colores se mezclen con el paisaje alrededor de él, o bien si usted le presenta una mosca o curricán con colores que se asemejen a los de los insectos, crustáceos o peces de que se alimenta y le son familiares, será más factible que pique.

 

Estoy seguro que si usted le presenta un artificio de colores ajenos a su ambiente cotidiano, lo verá con desconfianza y temor, y muy probablemente huirá de prisa.

 

Intensidad de la luz.

 

Los ojos de la trucha están diseñados para maximizar la cantidad de luz que reciben, es por esto que ven mucho mejor que nosotros en condiciones de poca luminosidad. Esto nos explica el porqué cuando se acerca el atardecer y parece que es el momento adecuado para engañar más fácilmente a la trucha, resulta en todo lo contrario pues se pone más difícil. Ellas pueden ver nuestra mosca o curricán y nosotros no.

 

Hay algo muy importante que no debemos olvidar, y es que 4 ó 5 horas antes de anochecer, la trucha empieza a ajustar su visión y pasar de color a blanco y negro. Así que durante este tiempo no va a distinguir colores, por lo tanto el color de su mosca, curricán o cucharilla no es importante.

 

Como en el obscurecer y en la noche sólo ven en blanco y negro, debemos recordar que entonces el tamaño, la silueta y el movimiento del curricán o mosca son lo importante, al amanecer se presenta el mismo efecto, pero en sentido contrario y para media mañana la trucha verá otra vez en colores.

 

Por lo anterior y debido a su sentido de seguridad, la trucha tiende a comer al obscurecer y amanecer, siendo su tiempo preferido la noche, y si hay luna es aún mejor.

 

La trucha no tiene párpados, pero sus ojos pueden desviar parte de la luz brillante que le llega, aunque normalmente va a evitarla, moviéndose hacia áreas sombreadas o aguas más profundas. Esta es la razón por la que usted encontrará escuelas de truchas amontonadas en las áreas sombreadas, y también por lo que la trucha en días nublados come más activamente y además, cerca de la superficie.

 

Visión bajo el agua.

 

La trucha ve en agua como nosotros en la superficie. No ve a distancia, al horizonte, porque el agua siendo un medio más denso que el aire, no permite que los rayos de luz viajen muy lejos, aunque definitivamente los rayos de luz viajan en el agua de forma recta y con poca distorsión en aguas calmadas.

 

La visión lateral va a depender de la cantidad de luz disponible. En aguas claras, a medio día, la trucha puede ver objetos hasta a 25 metros de distancia. El agua con turbidez le puede reducir la visión a casi 0, pero en aguas normales la trucha verá objetos claramente de 2 hasta a 7 mts. de distancia. Entre menos calmada esté el agua, más distorsionados estarán los objetos en esas distancias. Esta es la razón por la que usted se puede acercar a la trucha a distancias de 2 a 3 mts. en aguas turbias.

 

Como un comentario curioso sobre acercarse dentro del agua, es de que la trucha no parece asustarse cuando con Waders o Belly Boat nos aproximamos a ella y no porque no nos vea bajo el agua, parece ser que la trucha si no hacemos un movimiento violento o intimidatorio, no registra nuestros pies con aletas, piernas o remos como amenaza y nos tolera bastante, utilicemos esta condición en nuestra ventaja y cuando estemos lanzando desde dentro de un río o desde un Belly Boat hagámoslo de una forma tranquila, con movimientos pausados, no amenazadores, muchas veces, sobre todo en ríos, cuántas truchas no se nos han prendido casi en nuestros pies.

 

La ventana de visión de la trucha.

 

Los rayos de luz tienen masa, viajan a través del aire en línea recta hasta que se encuentran con un medio mas denso, entonces se refracta o sea se dobla y la imagen de cualquier objeto que conducen es enviada en la nueva dirección . El agua es un medio mas denso, cuando los rayos de luz llegan a su superficie y entran al agua son refractados en un ángulo de 48 1/2 grados, lo mismo pasa cuando la luz sale del agua hacia el aire.

 

El menor ángulo al cual un rayo de luz puede acarrear una imagen a través del agua es de 10 grados , ya que a un ángulo menor la luz se refleja, ya no penetra en su totalidad, probablemente algunos rayos llegan a traspasar, los suficientes para acarrear una imagen borrosa, el resto rebota de la superficie hacia el espacio, de verdad la trucha teóricamente no puede ver prácticamente nada de lo que sucede en ese ángulo de 10 grados inmediatamente sobre la superficie.

 

Conociendo a la Trucha II

 

La trucha tiene una ventana del mundo exterior que cubre un ángulo de 160 grados, pero este se encuentra comprimido bajo el agua en un arco de 97 grados, lo anterior debido al ángulo de refracción que se forma al paso de los rayos de luz a través de la superficie del agua.

 

El arco de vista sobre la superficie se comprime por la refracción y le llega a los ojos de la trucha, convirtiéndose en el cono de visión de la misma, la parte superior del cono sería para la trucha la ventana circular del mundo fuera del agua, esta ventana se hace más estrecha cuanto la trucha se acerca a la superficie y se vuelve mas amplia proporcionalmente como se mueva hacia lo profundo.

 

Un objeto que se encuentre exactamente arriba de la trucha, lo verá perfectamente nítido ya que los rayos que conduce la imagen están cayendo a un ángulo de 90 grados y por lo tanto no se doblan, pero si el objeto se mueve hacia la periferia de la ventana los rayos de luz se van doblando más y más, comprimiéndose también más y la imagen del objeto igualmente se va distorsionando.

 

Todo el mundo visible sobre la trucha es visto a través de la ventana, la superficie terrestre a la vista se convierte en un círculo de objetos visibles rodeados del cielo arriba de ella. Todo lo que quede sobre el horizonte de la trucha, se va a proyectar hacia adentro, hacia la ventana.

 

Conociendo a la Trucha II

 

Si la superficie del agua esta translucida tranquila y se le ocurre asomarse a la orilla, aparecerá usted y sus movimientos perfectamente claros dibujados contra el cielo, en la ventana de la trucha.

 

Conociendo a la Trucha II

 

Para estar completamente fuera de la ventana de la trucha, debe de mantenerse debajo de la proyección de la línea de10 grados de visión que tiene, guardando el perfil mas bajo posible. A veces no es tan necesario debido a la distancia y distorsión, pero hay que tenerlo siempre presente.

 

Pongamos lo que hemos visto en la práctica y apliquémoslo a la estrategia a seguir para podernos acercar a la trucha sin que ésta nos detecte. El ángulo de 10 grados a que hacíamos referencia nos define que tan cerca nos podemos aproximar desde la orilla sin que nos asomemos en su ventana y estemos siendo advertidos, a los 10 metros de distancia rango en el cual la visión de la trucha empieza a perder nitidez, la altura de los objetivos que ya no serían perceptible por ella sería de 1.50 metros, ya algunos pescadores podrían no ser vistos. A los 13 metros de distancia de la orilla la proyección del ángulo nos marcaría una altura de 2.10 metros de no visibilidad, a la cual prácticamente todos podríamos quedar a salvo con la excepción de nuestras cañas las cuales también podrían ser advertidas por nuestra amiga la trucha, razón por la cual debemos cuidar nuestro equipo y efectuar lanzamientos tratando de hacerlos paralelos al agua o los lados. Cuando se pesca con Waders o en Poonton Boat nos podemos acercar hasta los 6 metros pues nuestro perfil sobre el agua no rebasaría 1 metro de altura

 

Lo anterior será totalmente cierto si el agua estuviera completamente clara e inmóvil, lo cual casi nunca sucede y al haber oleaje o rápidos, se rompe la superficie en muchísimas superficies con diferentes ángulos que tienen más de 10 grados de inclinación por lo cual los rayos de luz si penetran y con ellos, las imágenes que acarrean hasta la trucha nuestra figura las cuales verá como una visión inestable y cambiante en un calidoscopio de imágenes en constante movimiento.

 

Tenga siempre en cuenta que si el pescador puede ver a la trucha, ella lo puede ver a Usted.

 

Conociendo a la Trucha II

 

También hay que recordar que las orillas de los ríos y lagos no se encuentran al mismo nivel del agua, normalmente están a mayor altura y por lo tanto estaríamos todo el tiempo por arriba de los 10 grados y por ello advertibles para la trucha. Por lo que si quisiéramos escondernos tendríamos que lanzar desde 20-25 metros de distancia o bien arrastrarnos sobre nuestros estómagos hasta 8-10 metros de la orilla para hacer nuestra presentación sin ser detectados.

 

Hay que recordar que esconderse de la trucha es menos importante que posicionarse adecuadamente para hacer una buena presentación de nuestra oferta.

 

Conociendo a la Trucha IIAudición.

 

Los peces no tienen oídos externos como nosotros. Por muchos años ha habido un gran debate entre aquellos que piensan que la trucha tiene el sentido del oído y aquellos que piensan que no. La ciencia resolvió con el tiempo y experimentando la cuestión, probando que la trucha reacciona a los sonidos, también lo comprobó a través de la disección que reveló que los peces tienen oídos internos y además muy parecidos a los nuestros.

 

El agua es un excelente conductor de ondas de sonido, aún mejor que el aire, un pez no tiene orejas porque vive suspendido en el medio en el cual las ondas se transmiten.

 

Estas ondas repercuten directamente en el cráneo del pez y así llegan al oído interno.

 

Además del oído interno, la trucha siente los sonidos de baja frecuencia a través de su línea lateral. Para que podamos hacernos una idea de cómo trabaja, tenemos el ejemplo de cuando tocamos una tecla de piano y si tenemos la otra mano sobre el instrumento, vamos a “sentir” el sonido, la trucha está preparada y equipada para sentir u oír los pasos en la ribera del río o el ruido de 2 guijarros que choquen entre sí dentro del agua cuando los pisamos al cruzar el río.

 

El sonido producido y transmitido en la atmósfera no penetra el agua, o cuando menos la trucha no lo reconoce.

 

En un experimento reportado en “The My Fisher´s Entomology”, Alfred Ronalds observó a una trucha suspendida en 15 cms del agua en el momento en que una escopeta escondida de la trucha, pero cerca de ella, fue disparada. No se notó efecto alguno, lo anterior nos dice que la trucha no puede escuchar la conversación entre dos pescadores, inclusive los gritos. Cuantos regaños nos han dado injustificadamente por hablar en una pescada, o ¿no le ha pasado algo similar?.

 

La trucha capta los sonidos de pescadores atravesando el río, cuando arrojan piedras en el agua, golpes en el interior de la lancha o el sonido de los remos al alzarlos. Lo que significa que cualquier ruido que pudiese ser transmitido a través del agua debe de ser evitado a toda costa si no queremos espantar a la trucha.

 

La línea lateral

 

Es un órgano sensorial y la encontramos únicamente en los peces. Se trata de un tubo que va debajo de la piel y escamas de la trucha en ambos lados y va de la cola hasta las agallas. Contiene un conjunto de nervios del que se derivan ramificaciones a intervalos. Estas penetran la piel y las escamas a través de poros y tienen terminaciones nerviosas. La línea lateral obtiene información del agua, y por lo menos cumple 3 funciones

 

1) La primera función es captar vibraciones o sonidos de muy baja intensidad, más bajos de lo que el humano puede captar.

 

Conociendo a la Trucha II

 

En este sentido es un órgano auditivo, preparado para escuchar pasos en las orillas o la aproximación de lanchas de remos, o bien un pequeño ruido producido por la caída de casi cualquier objeto al piso de la lancha.

 

2) La segunda función es servir como órgano del sentido a larga distancia; déjeme explicarle, es una extensión del sentido auditivo. La trucha siente las vibraciones, por lo tanto va a sentir la aproximación de un mapache al momento que éste entra al agua. La trucha va a sentir las vibraciones producidas por otra trucha al nadar cerca de ella. Sentirá el movimiento brusco de otra trucha cuando ésta esté absorbiendo un grillo en la superficie.

 

La línea lateral es la razón que le permite a las truchas que habitan en un lago o estanque, responder al mismo tiempo a una eclosión de moscas efímeras.

 

Conociendo a la Trucha II

 

Conociendo a la Trucha II

 

3) La tercera función de la línea lateral es avisarle a la trucha de cambios abruptos en la temperatura. Hay que recordar que la trucha es un ser de sangre fría, lo anterior hace que la trucha no sienta el calor y el frío de la misma manera que nosotros lo hacemos.

 

Le toma tiempo a su metabolismo responder a los cambios de temperatura. Cambios bruscos le producen problemas a su funcionamiento interno. Esta es la razón por la que si el cambio de temperatura se produce lentamente, la trucha puede soportar temperaturas muy bajas (4º C) o altas (hasta 24°C), pero si estos cambios se dan abruptamente la trucha muere.

 

La línea lateral le va a decir a la trucha de esos cambios y la impulsará a buscar aguas que tengan temperaturas parecidas a las que tenía al momento de iniciar la variación.

 

En una presa o lago las truchas no están en un lugar definido. Evolucionan sobre toda la superficie del agua a profundidades variables, según la temperatura ambiente, la luz, la presencia o no de olas, y la localización de fuentes de alimento. Tenemos que evitar los acercamientos ruidosos a las orillas, los lanzados bruscos, las presentaciones estridentes y la utilización de líneas demasiado gruesas que rompan o rasguen la superficie del agua al recuperarlas.

 

Hemos de saber que la línea lateral de los salmónidos percibe perfectamente toda vibración anormal, sobre todo en aguas cercadas. Este órgano es, por lo tanto, susceptible de detectar las más íntimas variaciones de presión emitidas, por ejemplo, al lanzar líneas inclusive a menos de 3 mts. de ellas.

 

Olfato y gusto.

 

Conociendo a la Trucha IILos sentidos del olfato y del gusto están muy ligados uno con otro, ya que hay que recordar que ambos consisten en muestrear lo que haya en el agua y darle a la trucha un reporte de lo que es bueno y de lo que es malo para ella.

 

Su sentido del olfato muestrea rastros de químicos en el agua, y a distancia le permite a la trucha darse cuenta de algo sin la necesidad de tomar contacto con ello. Este sentido lo tiene muy desarrollado. En experimentos hechos, como poner en el agua pequeñísimas cantidades de esencias de ciertos depredadores de la trucha podemos observar que ésta en cuanto los percibe se va al lado más lejano del estanque.

 

 

La trucha sólo puede degustar algo si está en contacto directo con ello. Sus órganos del gusto están en su lengua y en su boca. No hay duda que nuestras imitaciones le deben de saber horrible en comparación con el objeto real, es por esto que cuando se utilizan curricanes, cucharas, o moscas, hay que tratar de enganchar a la trucha rápidamente antes de que ésta lo escupa.

 

En realidad todos estos sentidos están gobernados por el cerebro de la trucha el cual es extremadamente pequeño, del tamaño de un chícharo.

 

Conociendo a la Trucha IIPublicación autorizada por Lic. Luis Pueyo Bravo

para www.reportepesca.com

 

 

 

 

Menú principal