Por: Carlos Martín del Campo

Carlos Martin del Campo 2

El domingo 01 de abril de 2006, muy temprano cerca de las 6:30 de la mañana varios amigos y mi hijo Asiel de tan solo un año y nueve meses y que le encanta la pesca. Nos dirigimos hacia la presa en un recorrido de aproximadamente 20 min. y al llegar nos dispusimos a botar la lancha y a subir todo lo necesario, en esta ocasión me toco manejarla es algo que disfruto mucho hacer e inclusive en momentos también maneje el motor eléctrico que por cierto estábamos estrenando ya que el anterior ya no jalo así que tuvimos que cambiarlo, el anterior era un Minn Kota y el nuevo es un Motor Guide que nos recomendaron y en verdad esta de miedo trabaja super padre.

La_lobina_que_me_hizo_temblar_en_Zimapan_1

Comienza nuestro día de pesca nos dirigimos al lugar donde normalmente empezamos nuestras jornadas de pesca en la presa acomode la lancha y empezamos a armar las cañas. Juan y yo estábamos emocionados porque por fin íbamos a estrenar nuestras cañas para swimbaits de la marca Shimano que relativamente son nuevas en el Mercado y poco conocidas aqui en México, también armamos las normalmente usamos todo el tiempo, empezamos a lanzar con esa caña y con un swimbait tipo salamandra de cerca de 23 cms. de largo y eran ya como las 7:25 después de unos tiros no pasaba nada.

Sacabamos las respectivas fotos de rigor para la página y para subirlas al foro, mientras un servidor seguía intentando sacar la primera lobina después de movernos un poco sobre la misma bahía le dimos al clavo y empezó el concierto empezaron a salir una, otra y otra siempre esa punta nos deja muy satisfechos y muchas lobinas después de un rato nos seguimos moviendo hasta llegar a la bahía siguiente donde hay una isla con una punta en ella hice un lance con un senko que deje hundir hasta el fondo después le di un jaloncito, dos y fue hasta el tercero donde se prendió la lobina.

La_lobina_que_me_hizo_temblar_en_Zimapan_2

Al principio pense que no era muy grande ya que el primer jalón que me dio no fue muy fuerte pero en el segundo sentí la fuerza que tenia la punta de la caña estaba bien doblada inclusive sacaba línea del carrete pense que tenia el freno flojo lo que hice fue jalar y recobrar hasta que la pudimos ver en verdad se veía grande y los que estábamos cerca exclamamos ¡esta grandeee!

La otra lancha que estaba cerca de nosotros se nos emparejo ya que se dieron cuenta del tamaño de la lobina y al sacarla de inmediato buscamos la bascula y yo cheque el freno del carrete pero cual fue mi sorpresa, no estaba flojo para pesar este bichote en verdad se veía bien grande la bascula nos decía 3.6 kgs.

En ese momento me empezaron a temblar las piernas no se si por la emoción o por en nervio de que se me cayera al agua, nos sacamos unas fotos con ella por un poco la tomo de la boca para regresarla al agua recuperándose de la pelea y pudimos ver como se alejaba no sin antes darnos una salpicada con su cola, ahora lo pienso y creo que todos los que la vimos no emocionamos y en verdad estamos felices al ver que en Zimapán ya se nos pueden pegar animales de ese calibre.

Carlos Martin del Campo 1
Recuerda siempre atrapar y soltar, alguna vez la volveré a pescar.
El momento del indulto
El momento del indulto