OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Todos los pescadores de agua dulce soñamos con atrapar una lobina enorme. Está de más decir sobre las noches en vela pensando en la posibilidad de romper nuestro récord, o de sacar la más grande del año. Pasamos tiempo revisando los catálogos en internet, poniéndonos al tanto de las novedades en equipo de pesca, leyendo revistas y todo lo que caiga en nuestras manos. Vaya, hasta nos imaginamos dónde vamos a poner la foto de tan tremendo animal cuando lo capturemos. Planeamos durante mucho tiempo la salida hacia aquél sitio mítico donde hay lobinas gigantes y tratamos de convencer a nuestros compañeros de pesca de ir tras las grandes, porque alguien acaba de ir hace poco y sacó una de 4 kilos, y seguro hay más grandes… sin embargo, nada nos prepara para ese momento en que nos toca capturar esa lobina que tanto esperamos. O mas aún, aquella que no esperamos.

En mi opinión, no obstante que la pesca siempre implica un componente de suerte, existen factores que podemos controlar. Y es realmente más fácil de lo que pueda creerse. ¿Cuáles son estos factores a los que me refiero? Bueno, para determinarlos primero hay que revisar cuál es la fórmula para capturar lobinas grandes. No existe una receta como tal, pero podemos tener mejor éxito si seguimos unos cuantos pasos: conocer la lobina, conocer su hábitat, tener el mejor equipo posible, estar en el lugar correcto en el momento correcto, y tener el estado de mente para poder lograr las capturas que buscamos.

Todos estos pasos están al alcance de todos nosotros. Tratemos de leer sobre la biología y el comportamiento de la lobina, de su hábitat, conocer las presas y cuerpos de agua donde pescamos, hacernos de equipo que sea adecuado para nuestras zonas de pesca, darnos la oportunidad de planear nuestras salidas en el mejor momento, y poder mentalizarnos para una jornada de pesca en la búsqueda de grandes lobinas.

 

A. Arteaga Reporte Pesca 5

¿Qué es una lobina trofeo?

Antes de seguir, demos un paso atrás. Queremos atrapar una gran lobina, pero ¿qué es una gran lobina? Bueno, esto depende del cristal con que se mire. Un término común para las lobinas grandes es el de “golona” o “lobina trofeo”, y puede ser muy diferente de un lugar a otro y de un pescador a otro. Una lobina de 4 kilos puede ser un gran trofeo en un lugar, mientras que en otro, será una lobina grande pero no una lobina trofeo. En México, debido a la introducción de diferentes razas, y posiblemente, de especies de lobina, es difícil regionalizar de manera que podamos asignar un valor “trofeo” de determinado peso o medida por región. Sin embargo, como tendencia general, las lobinas del norte del país son más grandes que las del centro y sur, debido a la raza pero también al manejo que se les ha dado y a las características ambientales propias de la región que favorecen el crecimiento a tallas mayores.

Sin embargo, la semántica en este aspecto es irrelevante en mi punto de vista; la golona será la lobina que nos haga romper nuestro récord personal o simplemente nuestro récord del año. Este artículo trata de qué hacer para capturar esta golona, esta lobina trofeo, desde nuestros kayaks. Todos tenemos experiencias diferentes, y espero que la mía les sea de utilidad para poder conseguir la golona de sus sueños.

1. Conozcamos a la lobina

Este es el primer paso que debemos seguir en nuestra búsqueda de las grandes lobinas y empieza mucho antes de salir a pescar. Hay revistas especializadas en pesca, como esta misma, que nos dan información biológica relevante. Podemos también conseguir libros especializados en biología de la lobina (la mayoría en inglés). Los blogs de pesca y sitios de internet son también una fuente de información útil. Como todo, debemos discernir entre la información útil y aquella que no lo es, y aunque la literatura científica puede ser tediosa, es una buena manera de conocer a fondo a nuestras lobinas. Afortunadamente, este proceso podemos obviarlo ya que lo hicieron los autores de los libros serios acerca de la biología de la lobina; podemos ir directo al grano con los aspectos más relevantes para los pescadores deportivos leyendo estos libros especializados.

A. Arteaga Reporte Pesca 1

2. Conozcamos el hábitat

De igual relevancia, es el conocer el hábitat de las lobinas, si queremos pescar la golona. Esto implica conocer al mayor detalle posible nuestros cuerpos de agua. Saber cuál es la profundidad, el tipo de sustrato, el relieve, dónde se encuentran manchones de vegetación sumergida, u otras estructuras interesantes como cercas, caminos, corrales, caídas, llanos pedregosos, etc. De gran ayuda son los mapas (cartas topográficas) de INEGI, donde, en el caso de las presas, podemos determinar donde se encontraban estas estructuras antes de la inundación.

Sin embargo, nuestro mejor aliado es un buen sonar o fishfinder. Un buen sonar nos permite no sólo determinar profundidades, sino también temperatura, determinar con precisión el relieve, tipo de fondo, cobertura (vegetación sumergida) y estructura (piedras, caídas, bajos, etc). Mi equipo preferido es el Lowrance Elite 5 DSI, el cual posee detalle extraordinario y características que lo hacen ideal para su uso en kayak. La tecnología Down Scan provee de una representación a un detalle magnífico de la estructura y cobertura. Es de suma utilidad que tenga GPS integrado, ya que esto nos permite ubicar de manera exacta puntos que posiblemente no encontremos en salidas siguientes y que pueden albergar el trofeo que buscamos.

A.-Arteaga-Reporte-Pesca-2

3. El equipo puede hacer la diferencia

Estoy convencido que el equipo de pesca hace una gran diferencia en el éxito que podemos tener en la búsqueda de nuestro trofeo. Una caña sensible y ligera nos permite pescar cómodamente todo el día y nos permitirá detectar esas picadas leves que de otra manera podrían pasar desapercibidas. Es totalmente falso que la fuerza de la picada es proporcional al tamaño del animal. Las lobinas grandes pueden realizar picadas muy sutiles, y es importante que podamos detectarlas. Para esto, una caña con la acción y poder adecuados para las técnicas que estemos utilizando, son indispensables. Esto no implica que deba ser equipo muy caro, sin embargo si nuestra búsqueda se va a enfocar en las lobinas trofeo debemos tratar de eliminar cualquier eslabón débil que pueda ocasionar que no las enganchemos o que podamos perderlas antes de subirlas al kayak. En el caso de las cañas, cuando busco lobinas de gran tamaño, prefiero usar cañas Kistler KLX, Helium, o ZBone, todos estos modelos poseen las características que necesito y me siento muy cómodo y confiado pescando con ellas.

El carrete es un componente muy importante, debemos escoger el carrete de mejor calidad que nos sea posible. Un buen carrete proveerá de un control adecuado de la lobina al momento de trabajarla. La línea es también de suma importancia y debe ir emparejada a la técnica que usamos y la cobertura y estructura de la zona. En mi caso, uso siempre línea trenzada con líderes tanto de fluorocarbono como de nylon en distintos librajes, para diferentes técnicas (ver el número anterior de Pro Fishing Boats & Marine para una explicación de por qué mi elección de este tipo de líneas). De igual manera, escojo la línea de mejor calidad que mi presupuesto me permita tener. De suma importancia es revisar constantemente nuestra línea para asegurarnos que esté en perfecto estado. Al primer signo de maltrato, hay que cortar ese pedazo o cambiar la línea o líder si es necesario. Recordemos que vamos tras un trofeo, lo último que queremos es que se rompa la línea durante la pelea. Casi todas las historias de grandes lobinas que rompen la línea se deben a una línea lastimada, o a un drag del carrete mal ajustado. Esto podemos evitarlo revisando lo más seguido posible la línea, especialmente si pescamos donde haya cobertura o estructura abrasiva.

Un componente también importantísimo es, sin duda, la calidad de los anzuelos, independientemente del tipo de señuelo o técnica que usemos. Para ir tras las golonas no podemos escatimar en esto. Hay que tener el mejor anzuelo posible.

La elección del kayak dependerá por supuesto de las características de nuestro estilo de pesca, del cuerpo de agua y de nuestro propio físico. A grandes rasgos, entre más largo es un kayak, es más rápido y se mueve más recto, pero es menos maniobrable. Un kayak corto es lento y no se mueve muy recto pero es altamente maniobrable para espacios cerrados. Entre más ancho es un kayak, es más estable pero es más lento. Un kayak delgado será menos estable pero más rápido. Entre más pesado es un kayak, su capacidad de carga aumenta pero también disminuye la facilidad de remado y de maniobrabilidad. Las series Tarpon (en tamaños de 10, 12, 14 y 16 pies) y Ride (11.5 y 13.5 pies) de Wilderness Systems son kayaks de excelente desempeño y comodidad para largas jornadas de pesca. Debemos escoger el kayak que más se adapte a nuestro estilo de pesca general, tomando en cuenta que no siempre estaremos buscando lobinas trofeo.

4. Estar en el lugar correcto en el momento correcto

De nada nos sirve tener el mejor equipo si donde pescamos no hay lobinas grandes. Si estamos en búsqueda de lobinas grandes, por supuesto debemos estar en la zona o cuerpo de agua que nos ofrezca mayores posibilidades de conseguir estos animales. Realmente no siempre podremos ir detrás de las grandes lobinas de México, sino que la mayoría de las ocasiones estaremos pescando en lugares cercanos a casa. Esto no significa que no podamos buscar la golona, al contrario, es un gran reto el sacar el récord de una presa, o simplemente pescar nuestro récord de ese cuerpo de agua. Dicho esto, donde nos encontremos, hay que maximizar las posibilidades de encontrar las lobinas en el sitio adecuado. Aquí, nuestro primer paso de revisión de la literatura nos ayudará a determinar dónde podemos buscar estas lobinas. Si es en aguas profundas o someras, si es en la vegetación o en las piedras. En este sentido, el kayak nos da una gran ventaja sobre otras embarcaciones. Nos permite llegar a donde otros no pueden y tentar a peces que nunca antes han visto señuelo alguno. Podemos llegar en silencio a zonas muy inaccesibles y someras, o cubiertas de vegetación que impiden que una lancha pueda adentrarse. Debemos de aprovechar estas ventajas ya que la lobina de nuestros sueños puede estar ahí, esperando que la pesquemos.

Un buen accesorio a bordo son los sonares de la marca Lowrance. Con uno de ellos se puede fácilmente encontrar las grietas y posiciones en los bordes correctos.
Un buen accesorio a bordo son los sonares de la marca Lowrance. Con uno de ellos se puede fácilmente encontrar las grietas y posiciones en los bordes correctos.

Las grandes lobinas pueden ser pescadas en cualquier época del año, y muchas veces vienen cuando menos las esperamos. Sin embargo, en mi experiencia, hay mayores posibilidades de obtenerlas en invierno, o durante la primavera. Esto variará en cada embalse; el platicar con los grandes pescadores y guías de nuestras zonas de pesca nos ayudará mucho en este sentido, preguntemos con confianza y sin miedo, ya que los grandes pescadores son en muchos de los casos, personas más sencillas y accesibles de lo que imaginamos y están dispuestos a compartir su experiencia.

A.-Arteaga-Reporte-Pesca-3

5. Estado mental apropiado para la búsqueda

Es este paso, el que considero más crítico en la búsqueda de grandes lobinas. No necesitamos invertir nada para conseguirlo, y sin embargo es el que más frecuentemente se deja de lado. En muchas ocasiones me ha tocado ir de pesca con amigos, los cuales comienzan buscando lobinas grandes y después de un rato, se desesperan y se aburren, cambian sus técnicas y comienzan a buscar lobinas de menor tamaño, ante la posibilidad de irse con las manos en blanco. Aunque seguramente tendrán mayor cantidad de capturas, es muy probable que no consigan una lobina trofeo. Las lobinas trofeo son animales que por lo general se encuentran separados, y necesitan ser abordados de manera diferente. Lo que se necesita para poder capturarlos es, principalmente, concentración y paciencia.

Lo primero que necesitamos saber es que muy posiblemente sólo tengamos un piquete durante todo el día, o ninguno, cuando estamos buscando lobinas trofeo. La filosofía de los pescadores de grandes swimbaits es precisamente esa, “go big or go home”, es decir, privilegian las capturas grandes sobre la cantidad todo el tiempo. El simple hecho de usar swimbaits de gran tamaño implica que –con contadas excepciones- cuando hay una picada, ésta será de una lobina grande. Sus técnicas por lo general implican movimiento constante y cubrir grandes áreas con lanzamientos largos y recobros lentos. La pesca de grandes lobinas desde kayak, aunque comparte la misma filosofía, tiene una acercamiento muy diferente. La búsqueda de trofeos desde kayak, consiste en ubicar los puntos idóneos para encontrar las grandes lobinas y disectarlos perfectamente, sin prisa y con gran paciencia. No podemos cubrir grandes distancias, pero sí podemos mantenernos en silencio y cubrir cada palmo de un terreno si pensamos que es el lugar adecuado para la gran lobina que perseguimos. Después de seguir todos los puntos anteriores, tendremos un buen conocimiento y confianza de dónde encontrar esa golona. Y si creemos que está ahí, en ese punto, hay que explorarlo de manera concienzuda. En mi caso particular, he permanecido hasta seis horas en un solo punto, sin moverme, convencido de que ahí está la golona. Y ha dado resultado. Para esto, necesitamos armarnos de paciencia y permanecer concentrados en cada lanzamiento. Y la mejor manera de poder hacer esto, es mediante la elaboración de un plan de pesca.

El plan de pesca al que me refiero implica más bien un ejercicio mental. Es ideal el poder mapear los puntos a explorar, la hora y técnicas a utilizar, sin embargo, en este sentido me refiero a que mentalmente elaboremos nuestra jornada de pesca y nos apeguemos a ella lo más posible. Una vez que decidimos qué punto o puntos vamos a explorar, hay que pensar a una escala menor. Es decir, no solamente el remar al punto, llegar y comenzar a lanzar. Debemos pensar en la manera en que vamos a posicionar el kayak, el ancla, hacia dónde lanzaremos, qué señuelos usaremos y en qué secuencia. Es recomendable usar primero un señuelo que nos permita determinar de manera precisa la estructura y cobertura, y después podemos cambiar a otro una vez que definamos en nuestra mente cómo es ese punto debajo del agua. El sonar aquí también es de gran ayuda. Una vez que exploramos ese punto, debemos saber cuántos metros y en qué dirección deberemos movernos para seguir explorando la zona desde otro ángulo. Debemos organizarnos de manera adecuada para llevar ropa cómoda, suficiente agua y comida, ya que debemos minimizar nuestros movimientos lo más posible.

Debemos estar conscientes que este estilo de pesca, puede ser desesperante si no se obtienen capturas, por lo que es importante desde antes de entrar al agua, el estar mentalizados para tener una pesca lenta, pero estar listos y concentrados para evitar que nos sorprenda una picada y perder lo que bien podría ser la única captura del día. Si ese día no se sienten lo suficientemente concentrados para hacer este tipo de pesca, lo mejor es abandonar el plan, dedicarse a divertirse tratando de sacar más lobinas, aunque fueran de menor tamaño, y volver otro día cuando su estado mental se encuentre en sintonía con este sistema para buscar su lobina trofeo.

¿Qué señuelos y técnicas usar para la búsqueda de grandes lobinas?

Aquí no existe respuesta correcta. Hay muchísimas variedades de señuelos y técnicas para la pesca de lobinas grandes. Escoge las técnicas que mejor se adapten a tu gusto, estilo de pesca y condiciones del cuerpo de agua. Sin embargo, les recomiendo encarecidamente, que para la búsqueda de lobinas trofeo, no dejen de lado dos señuelos, que en lo particular me han dado grandes animales. Jigs y senkos de 7”. En cuanto a los jigs, me han funcionado en sus diferentes tipos, principalmente casting, swimming y football jigs. Se dice que el jig es sin duda un señuelo selectivo que por lo general nos da lobinas grandes. Esto es, en mi opinión, totalmente cierto. Yo uso jigs en todas sus variedades y colores, sin embargo en mi caja nunca faltan jigs de 3/8, ½ y ¾ de oz, en color watermelon y negro/azul. El tráiler que escojo es grande, de 4” por lo general, con forma de cangrejo y en colores similares al jig. En cuanto a los senkos de 7”, para lobinas grandes los prefiero usar en arreglo wacky. Es una técnica lenta, prácticamente se deja en el fondo durante un par de minutos, después se levanta la caña, se deja caer el senko y se vuelve a dejar inmóvil. Suena desesperante, pero créanme, funciona. También prefiero los colores watermelon y negro. De igual manera, cuando busco lobinas grandes, mantengo mis jigs voluminosos, no cortando las faldas y trabajándolos muy lentamente. En ocasiones he contado hasta 10 minutos de duración en cada lanzamiento. Esto puede sonar fuera de contexto, pero cuando nos mentalizamos para llevar a cabo esta pesca lenta y con pocas picadas, no tenemos problema en llevarla a cabo y aumentamos nuestras posibilidades de sacar nuestra golona.

La búsqueda de grandes lobinas desde kayak es, sin lugar a dudas, demandante y particular. Exige una gran concentración y paciencia, ya que debemos buscar la lobina de manera pausada y enfocada, toda vez que no podemos recorrer grandes distancias. Sin embargo, esto no constituye un impedimento, sino al contrario; buscar grandes lobinas desde kayak nos permite cada vez más adquirir este estado mental que nos hará mejores pescadores y, si seguimos los pasos que aquí les he platicado, es sólo cuestión de tiempo en que obtengan su lobina trofeo. Todos y cada uno de nosotros podemos pescar nuestra golona, ya sea en nuestra charca local o en una gran presa. Esta es precisamente la belleza de la pesca de lobina desde el kayak, que nos permite pescar en el cuerpo de agua más pequeño y en el más grande, en el más somero y el más profundo; si tenemos solo un par de horas o una semana, seguro lo aprovecharemos al máximo. Tu lobina trofeo te está esperando, ya sea la lobina de kilo y medio de tu laguito cercano o la enorme lobina de 5 kilos de Sinaloa. Concéntrate, ármate de paciencia, toma tu kayak ¡y vé por ella! Si no sale esta ocasión, no te preocupes, y recuerda, es sólo cuestión de tiempo. Los espero por aquí en el próximo número de Pro Fishing Boats & Marine. ¡A remar se ha dicho!

A.-Arteaga-Reporte-Pesca-4

Alejandro Pérez Arteaga.

Biólogo por la Universidad de Guadalajara, cursó una Maestría en Ciencias en la Universidad de Nottingham y obtuvo un Doctorado en Biología de la Conservación por la Universidad de Sheffield, Reino Unido. Es Académico de tiempo completo en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, donde labora como Profesor-Investigador Titular e imparte cátedra de Zoología, Ecología, y Biología y Conservación de Aves Acuáticas. Es Pro Staff para Wilderness Systems Kayaks, Kistler Rods, Yak Attack. Opera HOOK1 México, tienda online de kayaks y accesorios. Posee el récord mundial de pesca de lobina desde kayak y administra una vibrante comunidad kayakera de pescadores en Facebook. Puede ser contactado a través de correo electrónico [email protected] o en Facebook.

Menú principal