OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por: Alejandro Pérez Arteaga, [email protected]

La vez pasada, en la edición previa de Pro Fishing Boats & Marine, revisamos cómo escoger un kayak y los accesorios básicos. Espero que les haya sido de utilidad para animarse a entrar en el mundo de la pesca a remo, y si así fue, que les haya sido práctico para escoger el kayak y los accesorios de su elección. En este número, ya mas entrados en la pesca en sí, compartiremos la experiencia de uno de los más bellos lugares de pesca de todo México, el lago de Zirahuén, ubicado en las montañas del estado de Michoacán.

El lago de Zirahuén, con superficie de 10.5km2, está ubicado al Sur de la ciudad de Morelia, a una altitud de 2,075 metros sobre el nivel del mar. Es un lago con profundidad máxima de 47m con aguas que varían desde los 15°C en invierno a los 22°C en verano. Sus aguas son muy transparentes, con una visibilidad promedio de 6m; debido a la penetración de luz en el lago, la vegetación acuática se encuentra presente hasta los 12m de profundidad. En el lago de Zirahuén se presentan numerosas variaciones en la línea de costa y la zona litoral, lo que ocasiona que existan diferentes tipos de hábitat y un gran número de especies de plantas, lo cual sirve como refugio, zona de cría y alimentación para las diferentes especies de vertebrados que habitan en el lago.

La ictiofauna nativa del lago de Zirahuén está constituida por cinco especies de peces: Menidia estor copandaro, Menidia atenuatum zirahuen, Allophorus robustus, Goodea atripinnis y Neoophorus diazi. Además de los peces, se encuentra una población del ave mascarita transvolcánica (Geothlypis speciosa), endémica y en peligro de extinción. Cabe destacar la ausencia del lirio acuático, reflejando así el estado de calidad de agua.

Una de las especies más importantes, social y comercialmente en el lago de Zirahuén, es precisamente la lobina negra, especie objeto de la pesca deportiva que fue introducida a los lagos de Zirahuén y Pátzcuaro en el año de 1933, bajo la Presidencia de Abelardo L. Rodríguez. La lobina negra es una especie exótica en el lago (especie que no está distribuida naturalmente en una región pero es introducida artificialmente). El caso de Zirahuén es particularmente interesante, toda vez que, además de ser la población más antigua de lobina negra en México, es poco explotada tanto comercial como deportivamente, por lo que hay tallas muy buenas que constituyen un reto para los pescadores deportivos. Mi récord personal en este lago es de 2.97 kg (6.5 lb) y frecuentemente he tenido la fortuna de pescar ejemplares mayores a las 5lb. Las condiciones mismas del lago, las aguas transparentes y temperaturas templadas, condicionan el comportamiento de la lobina y hacen de su pesca un desafío para los que desean practicar este deporte.

No obstante se considera que la lobina en el lago de Zirahuén es la lobina de boca grande o largemouth bass (Micropterus salmoides), existen caracteres que confirman que también se encuentra presente la lobina moteada o spotted bass (Micropterus punctulatus). Estas dos especies, miembros del grupo conocido colectivamente como “lobina negra” (black bass), tienen hábitos muy diferentes entre sí, incluso la talla máxima de la lobina moteada es casi 50% menor del tamaño de la lobina de boca grande (el récord mundial de lobina moteada es de 4.75 kg y el de lobina de boca grande de 10.12 kg). Sin embargo, la lobina moteada es conocida por ser mucho más difícil de capturar y de pelea más fuerte en relación de su peso que las de boca grande; inclusive, debido a su dieta, se considera de mucho mejor sabor. No sabemos si se introdujeron las dos especies simultáneamente, si se hizo en momentos diferentes, o si el stock inicial que se introdujo contenía individuos híbridos. Para determinar esto con precisión, estamos llevando a cabo estudios utilizando caracteres físicos y análisis de ADN, de lo cual les hablaré en ediciones posteriores de Pro Fishing Boats & Marine.

Fuera de la curiosidad científica de determinar si existen poblaciones de las dos especies en el lago e hibridación de las dos, es relevante conocer esto ya que impacta directamente a quienes practicamos la pesca deportiva. ¿Cómo es esto? Es muy sencillo. La lobina de boca grande, prefiere en términos generales, habitar las zonas más cercanas a la orilla, teniendo ciertamente movimientos en diferentes épocas del año hacia zonas más profundas o bajas, sin embargo es una especie que por lo general se mantiene en los márgenes o cerca de estos, fuertemente asociada a la cobertura vegetal. La lobina moteada, en contraste, prefiere estructuras rocosas y se encuentra más dispersa en los cuerpos de agua, permaneciendo gran parte del año en aguas abiertas, suspendidas en zonas de gran profundidad. El comportamiento de la lobina en Zirahuén es muy diferente al que normalmente encontramos en otros cuerpos de agua del país. El hecho de que sea un lago natural y no un embalse artificial, le da ciertas características únicas a las cuales se han adaptado los animales. Ciertamente, el comportamiento de la lobina de Zirahuén, es más cercano al de la lobina moteada que al de la de boca grande, y el conocer este hecho da mayores posibilidades a los pescadores deportivos para tener éxito en las jornadas de pesca. Una jornada en Zirahuén es muy diferente a otros lugares del país, los piques son por lo general escasos y en un muy buen día podemos capturar de 7 a 10 lobinas. Si nuestro objetivo es, por otro lado, la captura de individuos de buena talla, es muy posible que sólo tengamos un par de capturas. Sin embargo, el simple hecho de poder admirar el paisaje que existe en Zirahuén, es ya una ganancia y vale la pena la salida.

Precisamente debido a que es una zona de pesca difícil, es conveniente elaborar un plan de pesca y tratar de apegarse a él. Es fácil desesperarse en las condiciones de baja actividad de las lobinas, por lo que si se desea tener éxito es necesario enfocarse y desarrollar el plan, y lo más probable es que si diseñamos este plan de manera correcta, tendremos éxito. El lago de Zirahuén, más que ser un lugar de acción rápida como muchas presas del país, es un lugar de reto, donde podemos probar nuestras habilidades como pescadores y entrenarnos para condiciones de pesca difíciles. A diferencia de otros cuerpos de agua donde la acción de pesca es baja debido a los tamaños de población pequeños de lobina, en Zirahuén, la pesca depende en gran medida de nuestras habilidades para descifrar patrones y atacar las circunstancias difíciles de manera adecuada. La población de lobina negra en Zirahuén es abundante, pero su pesca es difícil.

¿En bote o desde la orilla?

Una de las primeras preguntas que me hacen los pescadores que desean visitar Zirahuén por primera vez, es si es posible pescar de orilla. Sí es posible, sin embargo las zonas para pesca de orilla son muy limitadas, no hay accesos suficientes ya que la vegetación se encuentra hasta el borde del agua y los caminos no tienen pasos frecuentes al agua. En zonas bajas, los tulares impiden el acceso al agua desde tierra firme. Por lo tanto, es recomendable pescar desde una embarcación. ¿Qué tipo de embarcación? ¡Kayak, por supuesto! El lago ofrece características ideales para la pesca desde kayak. Podemos ingresar de manera sigilosa en las zonas de pesca y hacer capturas a distancias considerablemente menores que desde una lancha, debido al menor ruido, lo cual es particularmente importante dado el comportamiento arisco de la lobina en este lago. Sin embargo no debemos olvidar llevar siempre nuestro chaleco salvavidas y en caso de anclarse, usar un trolley para ancla (ver edición anterior de esta revista), ya que los vientos son la constante del lago y en ocasiones el oleaje puede ser mayor a lo que pensamos pueda presentarse en un lago de estas dimensiones.

27711755_XkVZ7n6

Técnicas de pesca, señuelos y equipos recomendados

De manera similar a otros lugares de clima templado y aguas transparentes, la pesca en Zirahuén es más exitosa si se utiliza un enfoque finesse. La pesca finesse es considerada como aquella que tiende a usar señuelos de menor tamaño y presentaciones más lentas. Esto no significa que la pesca finesse sólo contemple el uso de señuelos diminutos, sino más bien que el enfoque finesse será el que es considerablemente más lento y fino que lo que tradicionalmente se utiliza para una técnica en particular. Dicho esto, podemos considerar como pesca finesse tanto la utilización de lombrices rectas de 4” con pesos de 1/16oz, como swimbaits de 6” y 1.5 oz de peso (normalmente el uso de swimbaits incluye señuelos de 8” a 12” de hasta 6 oz de peso, por ejemplo).

Una particularidad que hay que considerar en Zirahuén, es el que debemos posicionarnos lo más alejado que nos sea posible del sitio donde presentaremos el señuelo, debido a que por la claridad del agua la lobina detecta más fácilmente la presencia de los pescadores. Desde el kayak, podemos acortar esta distancia debido al menor ruido y al perfil bajo que lo hace menos detectable.

Las técnicas que mejores resultados me han dado, es el uso de señuelos plásticos de tamaño pequeño (4” a 5”) en arreglo Texas, en colores verdes (watermelon, green pumpkin en sus diferentes variaciones), de preferencia con poco movimiento como senkos u otros señuelos sin o con escasos apéndices. Aquí, al contrario que en aguas turbias, buscamos una presentación más delicada y un menor desplazamiento de agua. El trabajo de estos señuelos debe ser muy lento, trabajando cada punto de manera concienzuda. El peso que recomiendo para arreglos Texas es de 1/8 a 1/4 de oz. Debido al tamaño de los señuelos, anzuelos de tamaño 1, 1/0 o 2/0 como máximo son adecuados. Los pesos pintados (plomo o tungsteno) son más discretos y los recomiendo en este lago. El tungsteno, aunque más caro, ofrece beneficios como un menor tamaño, mejor transmisión de vibraciones y no es contaminante como el plomo. Para esta técnica, mi equipo de elección es una caña casting Kistler ZBone LE de 7’, Medium-Heavy y acción fast. Prefiero usar línea trenzada de 30 libras, con un líder largo de 3m de fluorocarbono 100% de 15 libras de resistencia. El uso de línea trenzada es una preferencia meramente personal, el uso de fluorocarbono es muy recomendable ya que permite una buena transmisión de las vibraciones y buena resistencia a la abrasión en este lago con abundante estructura de rocas.

El uso de plásticos delgados en arreglo shaky head también es efectivo, particularmente en zonas rocosas. Recomiendo el uso de colores claros como blancos, humo o semitransparentes, en tamaños de 4” a 5”. El trabajo de estos señuelos debe ser de igual manera, lento, impartiendo poco movimiento al señuelo. Jigheads de 1/16 a 1/8 son recomendados. Mi equipo de elección es una caña spinning Kistler ZBone LE de 6’9’’ Medium/fast, con fluorocarbono de 6 lb de resistencia.

El drop shot es también una técnica que funciona muy bien en el lago. Los que están familiarizados con esta técnica, estarán de acuerdo que el largo del “líder” (entre el peso y el anzuelo) depende mucho de las circunstancias y puede utilizarse desde un par de centímetros hasta un metro o lo que se desee; la dinámica en el día de pesca dictará de qué tamaño deberá ser el líder a utilizar. Para esta técnica, prefiero utilizar en Zirahuén, plomos especiales para drop shot tipo lápiz, de 1/8 de peso y un anzuelo tipo mosquito tamaño 2 o 1. Los plásticos que prefiero en esta zona, son senkos de 3” en arreglo wacky y colores verdes, pero igualmente funcionan bien otros señuelos pequeños. El equipo que uso para el drop shot en Zirahuén es una caña Kistler Carbon Steel 6’10’’ Medium/extra-fast, con línea de fluorocarbono de 8 libras de resistencia.

Los jigs compactos también producen capturas en Zirahuén. Para zonas rocosas recomiendo usar tipo football y para zonas de vegetación los de cabeza para casting, en pesos de 3/8 a 3/4 onza, dependiendo la profundidad que se trabaje. Colores tradicionales como watermelon y negro son adecuados, con trailers pequeños. Los jigs finesse en 1/4 oz también funcionan trabajados muy lentamente. Para los jigs tradicionales prefiero una caña Kistler ZBone LE Heavy/moderate-fast de 7’3’’, línea trenzada con líder de fluorocarbono de 15 a 20 libras, y para los jigs finesse utilizo el mismo equipo que para el arreglo Texas.

En cuanto a señuelos duros, los jerkbaits duros a suspensión, con patrones de coloración natural, son efectivos cuando las lobinas se encuentran suspendidas. Los curricanes paletones de media agua (10 ft) y los curricanes lipless, también producen capturas, especialmente en patrones claros que semejan peces. Es muy recomendable en el caso de los señuelos duros, el uso de línea de fluorocarbono y el efectuar lanzamientos lo más largos posibles para cubrir la mayor cantidad de agua. Las hawaianas también pueden ser muy efectivas, sobre todo trabajadas lentamente, tanto en la orilla como en zonas de profundidad, en colores blanco y chartreuse. En ocasiones, los señuelos de superficie tipo paseante, han funcionado muy bien, especialmente cuando se observa a las lobinas comer en la superficie. Para estos señuelos es mejor utilizar monofilamento de nylon, toda vez que el fluorocarbono se hunde y perjudica el movimiento del señuelo.

En todos los señuelos mencionados arriba, recomiendo usar un acercamiento finesse, impartiendo acciones suaves y lentas, evitando de manera general los movimientos rápidos y bruscos. Por supuesto, en ocasiones cuando las lobinas están más activas, es posible y recomendable aumentar la acción que se le imparte, presentando los señuelos de una manera más agresiva. De esto nos daremos cuenta en nuestra jornada de pesca, cuando las lobinas se estén comportando más agresivamente y no respondan a las presentaciones más lentas.

En Zirahuén, el principal alimento de las lobinas son los acociles y los peces. Se ha encontrado que en el lago, las lobinas pequeñas se alimentan principalmente de acociles (crayfish), y a medida que aumentan de tamaño en el lago, su dieta cambia a peces (charales y pescado blanco), pudiendo consumir diariamente en peces, hasta el 8% de su peso. El consumo de peces es mayor en Junio-Julio y menor en Enero. Cuando tratemos de imitar peces como forraje, nuestra selección de colores de plásticos y señuelos duros deberá imitar las coloraciones naturales de estos organismos. Cuando deseemos imitar acociles, debemos hacer también lo mismo, seleccionando señuelos verdes, café, grises o negros.

27711755_XkVZ7n1

Zonas de pesca

El lago de Zirahuén es muy diverso en cuanto a ambientes para la lobina, presentando en su lado Oriente y Norte, pendientes suaves y fondos fangosos. En estas zonas existen ralas coberturas de tule y tulillo, lo cual ofrece buenas posibilidades de pesca durante los meses cálidos. Los lados Poniente y Sur del lago, presentan pendientes pronunciadas, suelos rocosos y gran cobertura dura de vegetación, lo cual se presta para pesca durante los períodos fríos del año, pudiendo las lobinas tener fácil acceso a agua profunda y a termoclinas a poca distancia, debido a la elevada pendiente de la línea de costa. También existen montículos rocosos en aguas abiertas, producto de erupciones volcánicas. Estos montículos pueden ser buenos lugares en determinadas épocas del año, si se ubican cardúmenes de peces en estas zonas.

Precisamente para poder ubicar el forraje, los tipos de substrato, profundidades y temperaturas, es de gran importancia el uso de un sonar o fishfinder. El sonar nos permite el poder ubicar de manera precisa las estructuras y coberturas que buscamos, y determinar la presencia de cardúmenes de peces que pueden servir de alimento a la lobina. En particular, yo uso el Lowrance Elite 5 DSI, el cual ofrece gran resolución y sensibilidad además de tener una representación gráfica prácticamente libre de interpretación al integrar la tecnología Down Scan. Este sonar es ideal para el kayak, su consumo de energía es muy bajo, no obstante la brillantez de la pantalla, y podemos usar una muy pequeña y liviana batería de menos de medio kilo de peso, para varios días de funcionamiento. También integra tecnología GPS para guardar puntos y rutas.

¿Cuándo pescar?

La gran ventaja de la pesca deportiva de lobina es que puede practicarse todo el año. Zirahuén no es la excepción, y aunque las lobinas tienen un comportamiento diferente en las diferentes épocas del año, dependiendo de las temperaturas y los ciclos biológicos de sus presas, es posible capturarlas empleando diferentes técnicas a lo largo del año. Los meses que resultan mejores en cuanto a talla de capturas, son Diciembre y Enero, y aunque la pesca es sensiblemente más lenta que en otras temporadas, las tallas de las capturas son considerablemente mejores, ya que las lobinas se encuentran en pre-desove en ésta época. Hemos encontrado abundantes huevos en lobinas capturadas en estos meses, lo que nos indica esta condición. Desafortunadamente, también el clima es más riguroso, y es indispensable estar bien preparado para evitar sufrir de hipotermia, ya que el factor viento hace que la sensación térmica disminuya considerablemente, pudiendo producir hipotermia si no estamos adecuadamente protegidos. El resto del año, el clima es mucho más agradable, y la pesca sigue siendo buena, aunque disminuye ligeramente la talla de capturas.

Realmente, es aconsejable ir a Zirahuén cuando sea posible, independientemente del mes del año, cualquier época es buena para estar en esta belleza natural.

¿Atrapar y liberar?

Es bien conocido en la pesca deportiva que el mejor medio para mantener las pesquerías, en nuestro caso, de lobina, es el practicar el atrapar y liberar (catch & release). El liberar nuestras capturas evita impactos significativos en las poblaciones y permite que los peces que capturamos puedan alcanzar edades y tallas considerables, además de poder ser atrapados por otros pescadores, efectivamente reciclando el disfrute de los peces. El caso de Zirahuén, sin embargo, es diferente a las presas a las que estamos acostumbrados, toda vez que es un cuerpo de agua natural, con presencia de fauna que evolucionó bajo las condiciones particulares ahí presentes y que no se encuentra en ninguna otra región del planeta. Está probado que la lobina depreda sobre los peces nativos y endémicos del lago, lo cual constituye un grave daño al sistema natural y a la conservación de la biodiversidad global. Fue un grave error el haber introducido la lobina a este cuerpo de agua; ya en 1944, tan sólo 13 años después de su introducción, se identificó el daño que la lobina estaba haciendo sobre las poblaciones de peces nativos. Por tanto, desde el punto de vista de la conservación de la biodiversidad, no es malo conservar las lobinas que pesquemos en este lago. Por supuesto, desde el punto de vista del mantenimiento de la pesquería, es detrimental el extraer los animales del lago. El permiso de pesca federal ampara el poder conservar cinco lobinas por pescador por día para consumo propio, sin embargo está terminantemente prohibido el comercializar cualquier pez producto de la pesca deportiva. Así que si desean consumir lobinas de este lago, hay que respetar la Ley, teniendo el permiso de pesca vigente y respetando los límites que nos indica. Afortunadamente, la presencia de las autoridades (SAGARPA) en el lago es permanente, y la revisión de permisos y capturas es constante, por lo que cualquier pescador que actúe fuera de la Ley, sin permiso de pesca vigente o excediendo el límite permitido, es muy probable que sea atrapado, detenido y sancionado. Las autoridades pesqueras cuentan para hacer estas revisiones y detenciones, con el apoyo de la Capitanía de Puerto local y la Policía Estatal Lacustre, que cuentan con embarcaciones rápidas de última generación, proporcionando protección y seguridad al visitante.

El tema del conservar o liberar las lobinas es muy polémico. Por un lado, muchos pescadores deportivos quieren que se regresen todas para poder seguirlas pescando, mientras que otros respetan la Ley y desean consumir los animales que les permite la Ley y regresar el resto. Cualquier postura es respetable, siempre y cuando se enmarque dentro de las leyes. Aquellos pescadores que no respetan la Ley, no deben llamarse deportivos, toda vez que atentan contra el deporte, cometiendo delitos durante el ejercicio de la pesca. Afortunadamente, cada vez son menos.

27711755_XkVZ7n9

Espero sinceramente que la información que aquí les comparto pueda serles de utilidad no solo para cuando visiten Zirahuén, sino también para cuando visiten sitios similares. Las montañas de las zonas serranas en México tienen en abundancia, lagos cristalinos y profundos, en climas templados, en donde pueden practicar este tipo de pesca con las técnicas de las que hemos platicado. Recuerden siempre respetar las costumbres locales, no romper las redes de los pescadores y consumir en manera de lo posible los bienes y servicios locales. No dejen que el frío los intimide, tomen su kayak y vengan a Zirahuén o a su lago más cercano en un reto personal para pescar lobinas en condiciones difíciles, y ¡a remar se ha dicho! ¡Hasta pronto!

Alejandro Pérez Arteaga.

Biólogo por la Universidad de Guadalajara, cursó una Maestría en Ciencias en la Universidad de Nottingham y obtuvo un Doctorado en Biología de la Conservación por la Universidad de Sheffield, Reino Unido. Es Académico de tiempo completo en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, donde labora como Profesor-Investigador Titular e imparte cátedra de Zoología, Ecología, y Biología y Conservación de Aves Acuáticas. Es Pro Staff para Wilderness Systems Kayaks, Kistler Rods, Yak Attack. Opera HOOK1 México, tienda online de kayaks y accesorios. Posee el récord mundial de pesca de lobina desde kayak y administra una vibrante comunidad kayakera de pescadores en Facebook. Puede ser contactado a través de correo electrónico [email protected] o en Facebook.

Menú principal