27711755_XkVZ7n11

Primera parte

En ediciones anteriores de “la pesca a ras de agua” en Pro Fishing Boats & Marine, tratamos sobre los aspectos básicos de pesca desde kayak, así como de los tipos de embarcaciones y el equipo mínimo necesario para iniciar nuestras actividades en esta modalidad. También platicamos sobre la pesca en un lago natural de montaña en el centro de México. En esta ocasión, retomaremos los aspectos técnicos de la pesca en kayak, hablando sobre mis técnicas preferidas y equipo específico.

La pesca de lobina, la cual nos atañe en este artículo, aún cuando se enfoca a una sola especie de pez, o más bien, a un grupo pequeño de especies (las conocidas grupalmente como “black bass” o “lobina negra”, pertenecientes al Género Micropterus), es muy diversa, debido a las diferentes condiciones que presenta la pesca en diferentes latitudes, estaciones del año, y cuerpos de agua donde se encuentran nuestras lobinas. Además, es una de las especies más buscadas, por lo que existe una inmensa variedad de señuelos, los cuales se han ido especializando y tecnificando a través del tiempo. A grandes rasgos, podríamos dividir los tipos de señuelos en blandos y duros. Esto no significa que no podrían catalogarse de diferente manera, pero de modo muy grueso utilizaremos estos dos grandes grupos para organizar nuestras pláticas en estos artículos.

En esta ocasión, comenzaremos por abordar los señuelos blandos. Estos también son conocidos frecuentemente como “plásticos” o “vinilos”, y por lo general son utilizados mediante un arreglo particular (la manera de presentar el señuelo utilizando de manera particular un anzuelo y otros componentes que pueden ser destorcedores, plomos, cuentas o líderes). En este tenor, quedan incluidos para la pesca de lobina, las lombrices, criaturas, jerkbaits, lagartijas, grubs, cangrejos, trailers, entre otros. Ahora bien, las técnicas para señuelos blandos pueden, por supuesto, usarse desde cualquier embarcación o desde orilla y no son exclusivas para kayak. Sin embargo, platicaremos en esta ocasión de las técnicas que me han resultado las más productivas desde kayak, ya que otras no pueden ser usadas fácilmente (por ejemplo flipping) o por alguna razón en mi experiencia no son tan productivas o fáciles de emplear por la misma dinámica de pesca desde kayak.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Parte 1. Técnicas “Finesse”

Shaky head

Esta técnica consiste en el empleo de una cabeza de jig (“jighead”), diseñada para mantener el señuelo plástico en posición lo más vertical posible. Esta técnica permite al señuelo permanecer en el mismo sitio, moviéndose muy poco. Se llama shaky head ya que se le imparte acción para que “vibre” o “tiemble” en el mismo lugar. El uso de shaky head ha sido para mí particularmente valioso ya que me ha dado capturas de muy buen tamaño, y aunque se atrapan individuos pequeños, por lo general dan tallas mayores que otras técnicas finesse, especialmente si se utilizan en aguas más profundas. Generalmente lo uso en zonas de deslaves de rocas, o en los bordes externos de árboles hundidos. Hay muchas variedades diferentes de jigheads para shaky head, y sólo experimentando con varios es posible definir cuál es la que mejor nos acomoda. Por lo general uso pesos de 1/8 a 1/4 oz, siendo 3/16 oz el que más frecuentemente empleo. Las prefiero en color verde o café. Es recomendable invertir en cabezas con anzuelos de alta calidad, lo cual es importantísimo en cualquier técnica. Los señuelos que uso para shaky head son diversos, siendo mis preferidas las lombrices rectas de 5”, en colores rojo, translúcido o verdes. Ya que el grosor de las lombrices de este tipo no varía mucho en sus diferentes presentaciones, por lo general utilizo de 6” y corto una pulgada de la cabeza, esto me permite poder usarlas de 5” o inclusive 4” o dejarlas en 6” cuando las lobinas son más agresivas. Para esta técnica uso exclusivamente equipo spinning, ya que considero importante que la caída del señuelo sea lo más vertical posible, y como la uso a profundidades considerables, puedo remar o reposicionarme mientras el carrete abierto deja salir la línea. Utilizo línea trenzada de 15lb, con líder de 12lb para jigheads de 3/16 a 1/4 oz, o líder de fluorocarbono de 8lb para jigheads de 1/8 oz. En esta técnica es importante usar la caña que mayor sensibilidad te permita, prefiero un poder medium y acción rápida, aunque en zonas con cobertura densa una de poder medium-heavy puede funcionar bien. Mi caña favorita para esta técnica es la Kistler ZBone Spinning 2M de 7 pies, con un carrete liviano de tamaño 1000 o 1500. En zonas de mayor cobertura, la misma caña pero el modelo 3MH es el que prefiero.

Arteaga-1

Tubos pequeños con anzuelo expuesto

Los tubos pequeños de alrededor de 2” son excelentes señuelos lobineros para usar desde kayak. Comúnmente los tubos que se utilizan en la pesca de lobina son de 3.5” a 4” o ligeramente mayores, sin embargo los tubos pequeños son un bocado que las lobinas no pueden resistir. Esto es particularmente cierto para condiciones de pesca difícil, cuando nada más parece funcionar. Los que utilizo son los Little Tubes de Confidence Baits, con cabezas de jigs especiales de 3/32 o de 1/8 oz. Mi color preferido es el café con puntos rojos. Estos tubos livianos tienen una acción errática al caer. Los utilizo especialmente en paredones y en los bordes externos de líneas árboles. Debido a su ligero peso no se atoran fácilmente o pueden sacarse con un tirón. Estos señuelos, debido a su muy bajo peso, requieren de equipo spinning. Hay que dejar la bobina abierta y dar línea mientras baja al fondo y mantenerse muy pendiente observando la línea. Cuando comienza a salir más rápidamente, indica que una lobina ha tomado el señuelo; en ese momento hay que cerrar la bobina y simplemente tensarla levantando la caña y rebobinando el carrete. Por lo mismo, recomiendo usar línea trenzada de 10lb, de color amarillo o rojo, que nos permita ver claramente el movimiento de la línea. En ocasiones, la línea se detiene en vez de seguir saliendo, aunque en la gran mayoría de las veces con estos tubos, la lobina saca la línea rápidamente. No es necesario -ni recomendable- un hookset fuerte debido a que los anzuelos son sumamente filosos y delgados, pueden romperse al efectuar un jalón fuerte. Utilizo líderes largos de fluorocarbono de 8lb. Mi equipo preferido para esta técnica es una caña Kistler Carbon Steel 6’10” spinning drop shot-finesse worm, con poder medium y acción extra rápida, con un carrete ligero de tamaño 1000.

Draggin’ heads

Las draggin’ heads son anzuelos con pesos fijados al anzuelo y un resorte en el ojillo para fijar los plásticos. Son muy similares a los usados para swimbaits, solo que de menor tamaño y calibre y los pesos se encuentran aplanados para evitar que se atoren. En particular uso la marca Confidence Baits en pesos de 1/8 a 1/4 oz, dependiendo de la profundidad y las condiciones de viento y oleaje. Estos anzuelos los utilizo con castores pequeños (“beaver”), con lombrices de 4” a 5” o con tubos regulares de 3.5” a 4”. Son sumamente versátiles y útiles cuando la particularidad del fondo no permite usar otros arreglos por los atorones frecuentes. En condiciones de pesca muy difícil, utilizo draggin’ heads pequeños de 1/8 oz con lombrices de 4”, arrastradas muy lentamente por el fondo. Cuando deseo trabajar una línea de árboles, prefiero los draggin heads de 1/8 oz pero con anzuelo mayor, para trabajar un castor entre las ramas exteriores de los árboles hundidos. Un uso que también ha resultado excelente para estos anzuelos es el usar tubos regulares. Esta combinación en particular no lleva en anzuelo inserto en el tubo, por lo cual los hooksets son muy efectivos, pero la orientación de la punta del anzuelo lo ubica de tal manera que justo toca la superficie del tubo y es muy difícil que se atore. Este lo uso para trabajar entre los árboles y ramas hundidas, o arrastrado en fondos rocosos cuando quiero más acción y peso. La caída del tubo con este anzuelo es diferente, ya que efectúa espirales mucho más amplios, o se desliza hacia un lado de manera muy diferente que con un tubo con jigheads tradicionales. Para estos arreglos, prefiero una caña Kistler Carbon Steel 6’10” Medium-Heavy Shaky Head-Tube Bait. Me gusta usar estos arreglos con línea trenzada de 15 libras y líderes cortos de 12 lb de fluorocarbono. Utilizo carretes spinning de tamaño 1500 a 2500.

Drop shot

El drop shot es otra de mis técnicas favoritas desde el kayak. Con drop shot puedes obtener capturas pequeñas pero también muy grandes. Me gusta usarlo cuando no hace mucho viento, ya que se requiere que el kayak no se mueva mucho y poder trabajarlo en un mismo sitio. La lobina puede atacar el señuelo ya sea a la caída o en el fondo.

Arteaga-2

El arreglo Carolina finesse que utilizo desde el kayak consiste en una línea principal ligeramente más gruesa que el líder, un plomo de bala de tungsteno de 1/8 oz, un micro destorcedor con resistencia de 30lb, y un anzuelo tamaño 1 o 1/0 (de alambre delgado) unido a un líder de alrededor de 30cm, de línea más delgada. Para la línea principal utilizo fluorocarbono de 12 lb, y para el líder monofilamento de nylon o copolímero de 8 lb.

Arteaga-3

De izquierda a derecha: mini tubo (Little Tube) – Confidence baits); jighead para mini tubo de 3/32 oz; draggin head de 1/8 oz con lombriz de 4″; draggin 1/4 oz con tubo estandar de 3.5″.

Arteaga-4

Esta técnica consiste básicamente en un peso (plomo o tungsteno) al fondo, con un anzuelo pequeño arriba del mismo. La distancia del peso al anzuelo puede ser desde unos centímetros hasta un metro. Un buen punto de partida son 30-40 cm y de ahí partir para descubrir a qué distancia lo prefieren las lobinas. El movimiento que se le imparte depende de las condiciones y del señuelo, yo prefiero prácticamente no impartir ningún movimiento y que el agua y los movimientos naturales de la mano y caña le den la acción, para mantener esta al mínimo. Los sitios en que empleo esta técnica son paredones, cerca de cobertura o estructura sumergida, y en zonas profundas de hasta 50 pies (15 m) de profundidad. Es muy importante el no efectuar tampoco un hookset violento, ya que por lo general el anzuelo está expuesto y no es necesario, simplemente tensar la línea levantando la caña hasta sentir el enganche y comenzar a recobrar. Existen pesos especiales para drop shot, yo prefiero los que son en forma de “lápiz” o “plátano”, ya que se atoran muy poco; estos pesos pueden ser de plomo o tungsteno y no se amarran, sino que la línea se inserta en un clip con destorcedor que poseen en un extremo. De esta manera, al haber un atorón, con un jalón firme de la línea se desprende el plomo solamente y no se pierde todo el arreglo. Los anzuelos utilizados son pequeños tipo “mosquito”, aunque se pueden encontrar anzuelos de diversas marcas catalogados especiales para drop shot; yo prefiero el tamaño 1 para uso general. Los señuelos plásticos se pueden fijar al anzuelo de diferentes formas, ya sea de la punta (“nose hook”), del centro (“wacky”) o estilo Texas con anzuelo mayor. Existen también variedades con guarda para evitar que se atore. En cuanto a los señuelos, hay infinidad de tipos y colores que se pueden usar, los más productivos y fáciles de conseguir en mi opinión, son los tipo senko en 3” y 4”, estos son muy efectivos anzuelados tipo nose hook o wacky. Los colores, todos funcionan, mis preferidos sin embargo son baby bass, verde con punto negro y laminado negro con azul. El equipo de mi preferencia es spinning también, por la misma razón que los anteriores, que puedo abrir la bobina y dejar que el señuelo caiga lo más vertical posible. Algo importante en esta técnica es que naturalmente se tuerce la línea; una manera de disminuir esto es precisamente el uso de pesos de calidad con destorcedor, además de que la bobina del carrete se cierre de manera manual y no con la manivela. Al terminar el recobre del señuelo, se puede dejar unos segundos que naturalmente se destuerza antes de volver a lanzarlo al agua. Mi equipo preferido para esta técnica es una caña Kistler Helium LTA Drop Shot special de 7’, acción Medium-extra fast. De línea prefiero línea trenzada de 15 ob con líder largo de fluorocarbono de 6 a 8 lb, o la bobina completa con fluorocarbono de 8 lb y un carrete ligero de tamaño 1000 o 1500.

Carolina finesse

Normalmente el arreglo Carolina se emplea en aguas profundas, relativamente planas y rocosas con pesos pesados (1/2 oz a 1 oz); señuelos grandes con bastante movimiento y cuentas para producir ruido. Sin embargo, la versión finesse de este arreglo es sumamente efectiva y no es muy utilizada. El arreglo Carolina finesse que utilizo desde el kayak consiste en una línea principal ligeramente más gruesa que el líder, un plomo de bala de tungsteno de 1/8 oz, un micro destorcedor con resistencia de 30lb, y un anzuelo tamaño 1 o 1/0 (de alambre delgado) unido a un líder de alrededor de 30cm, de línea más delgada. Para la línea principal utilizo fluorocarbono de 12 lb, y para el líder monofilamento de nylon o copolímero de 8 lb. Es importante, en mi opinión, el utilizar pesos de tungsteno para transmitir mejor las vibraciones; al ser de tamaño menor que el plomo baja más rápidamente y se atora menos. Es muy importante que el tungsteno esté pintado, he notado que en condiciones difíciles un peso brillante puede generar menos piquetes. En este arreglo finesse no utilizo cuenta, prefiero que sea más silencioso, y no he notado que el peso, por ser tan liviano, dañe el nudo, así que la cuenta de vidrio que tradicionalmente se usa en arreglos Carolina está de más en la versión finesse. La manera de trabajar este arreglo es mediante lanzamientos largos, lo utilizo una vez que encontré la profundidad a la que estoy enganchando a las lobinas. Por ejemplo, si las encuentro a 20 pies de profundidad, me ubico a esa profundidad con el sonar (el sonar de mi elección es el Lowrance Elite 5 DSI) y hago lanzamientos paralelos a la orilla, y voy arrastrando el arreglo lentamente hacia mí, mucho más lento que con un arreglo Carolina regular. No efectúo brincos, solamente lo arrastro un poco muy lentamente y lo dejo ahí un momento en lo que recupero la línea floja. Después repito el movimiento, así hasta llegar al kayak. Estos recobros deben ser muy lentos. En cuanto a los señuelos que prefiero en este arreglo, son los tipo senko, papa frita o lombrices rectas de 4”. En cuanto a colores, generalmente uso verdes o cafés con puntos negros, dorados o rojos. El equipo que prefiero para esta técnica es casting, un carrete pequeño (tamaño 50) que pueda lanzar pesos livianos sin problema. Debido a que se usa línea delgada no es importante tener una gran capacidad de almacenaje; un drag fuerte no es tan importante ya que se utilizan líneas y anzuelos delgados. Sin embargo, sí es importante que el carrete sea de calidad para que el drag sea suave y permita cansar al pez sin que rompa la línea en un arranque. Mi caña favorita para este arreglo es una Kistler KLX 6’9” Finesse Worm, Tube & Jig. Esta es una caña de poder Medium-Heavy con acción rápida, encuentro su poder perfecto para esta técnica, más cercana a un verdadero poder Medium que a un Medium-Heavy. El hookset es también importante. Olvidemos que es un arreglo Carolina, hay que moderarnos, sí hay que hacer un hookset firme pero no para sacarle los ojos a la lobina. Digamos, algo intermedio entre un hookset para Texas y uno para shaky head. Los anzuelos delgados o el líder pueden romperse.

Texas finesse

Este es uno de los más usados arreglos en la pesca de lobina, si no el que más. Me encanta siempre usarlo, y la verdad me gusta aún más en su versión finesse. Es exactamente igual a cualquier arreglo Texas regular sólo que utilizando pesos menores, anzuelos más pequeños, señuelos chicos y línea delgada. El peso que utilizo es de 1/16 a 1/8 oz, anzuelo de alambre delgado tamaño 2 ó 1 y plásticos de 3” y 4”. La línea que utilizo es trenzada de 15lb y líder de fluorocarbono de 8 a 12 lb, dependiendo de la cobertura. Se trabaja exactamente igual que cualquier arreglo Texas, a pequeños brincos o arrastrado, sirve bien tanto para zonas rocosas abiertas o cobertura. El hookset es también firme pero moderado. Prefiero que los plásticos sean “texposed”, es decir, que sólo la punta del anzuelo esté enterrada en el plástico. Cuando se usan señuelos muy delgados, una fijación tradicional del anzuelo es adecuada. También son muy recomendables los pesos de tungsteno para mantener el arreglo pequeño. El equipo puede ser spinning o casting, siempre y cuando se use línea delgada en el casting y que sea de factor pequeño o un carrete con capacidades para lanzar pesos livianos. Mi equipo preferido para esta técnica son cañas muy sensibles de 7’ en poder Medium y acción rápida. Una caña ZBone LE de 2 poderes, Medium/fast es la opción perfecta, ya sea en casting o spinning. Los señuelos preferidos son lombrices rectas de 4”, tipo castor o grubs de 3”, en colores verdes, cafés o negros.

Arteaga-5

Jigs finesse

Otra técnica de mis preferidas desde kayak, son los jigs finesse. Estos jigs por lo general tienen cabezas de forma redonda, yo prefiero de 1/8 hasta 1/4 oz. Son compactos, con anzuelos delgados y guardas finas, y están diseñados para bajar lentamente. Me gustan los que están fabricados con faldas de hule natural, en color verde o negro. Normalmente les añado un tráiler para disminuir aún más la velocidad de caída, escojo un trailer finesse específicamente, prefiero los de cerdo natural en sus versiones más pequeñas. Estos jigs los utilizo en condiciones difíciles de pesca, en aguas muy transparentes, trabajándolos lentamente en los árboles hundidos. Casi siempre los toman a la caída, por lo que hay que estar pendientes del movimiento de la línea y hacer un hookset firme al menor indicio que hay una lobina del otro lado de la línea. ¡Aquí sí se pueden dar gusto con el hookset! Para estos señuelos prefiero usar línea trenzada de 20 libras, con líder de fluorocarbono de 12 lb. El equipo que utilizo es el mismo al mencionado arriba para arreglo Texas finesse. Realmente el movimiento que les imparto a los jigs finesse es mínimo, lo lanzo hacia la cobertura y dejo que caiga libremente, si no lo toma alguna lobina durante la caída, dejo que llegue al fondo, lo muevo unos segundos y espero. Si no hay piquete, lo recobro y vuelvo a hacer otro lanzamiento.

¿Por qué línea trenzada y líderes?

Habrán notado que en los arreglos descritos prefiero línea trenzada, aún cuando sean técnicas finesse. Esto pareciera contradecir lo que normalmente se estila en técnicas de este tipo, ya que regularmente se recomiendan líneas muy delgadas de fluorocarbono. Sin embargo, nuestra pesca en kayak tiene sus peculiaridades. Una de estas es que frecuentemente nos encontramos en posiciones extrañas o incómodas para hacer un hookset bueno, además de que el mismo kayak se mueve al efectuar el hookset. Por lo mismo, la línea trenzada, que tiene una mínima elongación, nos permite ser más efectivos en esto. La mayor visibilidad de la línea trenzada es compensada por los diámetros pequeños que les recomiendo, por ejemplo, una línea trenzada de 15 libras tiene un diámetro equivalente a un monofilamento de 4 libras. Les recomiendo también encarecidamente el uso de líderes cuando se pesca desde kayak. Las razones son varias. La primera, que el uso del líder nos permite aún más reducir la visibilidad de la línea en las técnicas finesse, y el usar fluorocarbono de baja visibilidad favorece nuestro éxito. También, y esta es una razón muy importante, nos permite romper la línea fácilmente en caso de un atorón. Desde el kayak no se puede ejercer una palanca firma para romper una línea de 15 libras de monofilamento, debido a que esta se estira y se vuelve casi imposible – inclusive hasta peligroso- desde el kayak liberar un anzuelo atorado. El usar línea trenzada sin elongación y un líder permite, con un jalón corto y firme, romper el líder sin mayor problema. Por otro lado, nos permite una mayor versatilidad al poder cambiar los líderes durante una jornada de pesca, ya que el espacio que tenemos en los kayak es menor respecto a las embarcaciones mayores y por lo general llevamos 3 o 4 equipos para todo. Hay varias marcas de línea trenzada, escojan una de la mejor calidad posible. Igual con los líderes, si escogen fluoro, es mucho mejor que sea 100% de fluorocarbono, es más cara pero vale la pena la inversión.

Arteaga-6

Espero sinceramente que lo que platicamos en este artículo sobre técnicas de pesca, les sea de utilidad y les ayude a mejorar su estilo de pesca. Hay muchísimas técnicas más y que es muy recomendable que experimenten, pero éstas son las que me funcionan mejor durante la mayoría de las condiciones de pesca. Si pueden, pruébenlas, adáptenlas a su gusto y necesidades, y espero que nos leamos por aquí en el próximo número de Pro Fishing Boats & Marine. ¡A remar se ha dicho!

Alejandro Pérez Arteaga.

Biólogo por la Universidad de Guadalajara, cursó una Maestría en Ciencias en la Universidad de Nottingham y obtuvo un Doctorado en Biología de la Conservación por la Universidad de Sheffield, Reino Unido. Es Académico de tiempo completo en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, donde labora como Profesor-Investigador Titular e imparte cátedra de Zoología, Ecología, y Biología y Conservación de Aves Acuáticas. Es Pro Staff para Wilderness Systems Kayaks, Kistler Rods, Yak Attack. Opera HOOK1 México, tienda online de kayaks y accesorios. Posee el récord mundial de pesca de lobina desde kayak y administra una vibrante comunidad kayakera de pescadores en Facebook. Puede ser contactado a través de correo electrónico [email protected] o en Facebook.

Menú principal