Pesca de Lobina con mosca 1

Por: Javier Altamirano Fernández, [email protected], [email protected]

“La Lobina saltó en un intento de desprenderse de la mosca y luego pasó por el laberinto de ramas, troncos y piedras, se refugió debajo de la lancha y luchó como nunca para desengancharse. La caña se arqueó para ejercer la máxima presión sobre ella, minutos más tarde, la Lobina estaba arriba en la embarcación, se examinó brevemente y fue liberada”

La Lobina puede pelear con mucha fuerza y más tiempo que muchas especies de agua dulce del mismo tamaño. Su morfología ovoide y robusta la hace mucho más difícil de trabajar con una caña de mosca, algo similar a arrastrar una olla de cocina por debajo del agua.

El acoso, emboscada y ataque espectacular a sus presas, ha convertido a la lobina en la especie de pesca deportiva estelar tanto en México como en Estados Unidos y en muchas partes del mundo. Simplemente el récord mundial de Lobina se encuentra registrado en Japón, para ser precisos al noreste de Kioto y fue capturada por Manabu Kurita en el lago Biwa, una antigua reserva ecológica, el peso registrado fue de 10.12 kg o 22 lb 4 oz.

Un atractivo más para la pesca de Lobina con Mosca y que se convierte en una ventaja para el atador de moscas, es su tipo de alimentación versátil, no solo se alimenta de peces, ranas y crustáceos, sino que devora larvas de insectos, moscas de mayo, libélulas y todo tipo de escarabajos. De esta manera, el espectro de moscas a utilizar es muy amplio, pongamos como ejemplo el caso de la libélula que se encuentra en todos los embalses. Para cubrir las 3 zonas de pesca comunes, es decir, superficie, media superficie y fondo, podríamos utilizar una imitación de libélula ya sea de carácter realista, semi-realista o impresionista.

Si intentamos pescar en la superficie del embalse, podríamos seleccionar una imitación de Libélula adulta del tipo realista atada con todos los detalles, características y proporciones adecuadas, formada con pelo de venado para que flote de manera natural y atractiva. Si nuestro rival no está activo arriba podríamos cambiar por una ninfa semi-realista tipo emergente (pasando de ninfa a adulto) de la misma libélula y trabajarla a media superficie buscando a las lobinas que estén suspendidas.

Si aún así no tenemos éxito en cuanto a capturas, podemos intentar con una línea de hundimiento total (full sinking) y buscar a las lobinas muy abajo utilizando una mosca de carácter impresionista imitando la ninfa de la Odonata, dejándola caer libremente sin moverla hasta que tope en el fondo (si es posible), o del tipo “swimming nymph” o ninfa nadadora, dándole unos pequeños movimientos a nuestra línea para que nade y provoque el ataque de las lobinas.

Y así podríamos intentar con el ciclo de vida de otros insectos de diferente morfología, no hay limitación alguna en las moscas a utilizar.

La presa Ing. Fernando Hiriart Balderrama, mejor conocida como Zimapán, fue construida en 1995 por la Comisión Federal de Electricidad con el fin de generar energía eléctrica. Se localiza entre los estados de Hidalgo y Querétaro, en el cañón de Zimapán, a donde confluyen los ríos San Juan, Tula y Moctezuma. Tiene una superficie de 23 kilómetros cuadrados y se encuentra a una altitud de mil 870 metros sobre el nivel del mar.

Zimapán, es un excelente lugar para practicar la pesca de Lobina y otras especies como el bagre y la tilapia con cualquier tipo de técnica de pesca. Para llegar del DF se toma la carretera 057 a Querétaro, en el entronque con San Juan del Rio se toma la carretera 120 hacia San Juan del Río con dirección hacia Tequisquiapan. Posteriormente pasamos Ezequiel Montes y Cadereyta, kilómetros más adelante se encuentra una desviación hacia la derecha, se toma el camino en dirección hacia la comunidad de El Palmar para llegar finalmente a la presa.

En esta ocasión llegamos a la comunidad de Tzibanzá, Qro, en donde también se encuentra el campamento ecoturístico La Isla, botamos la lancha y navegamos hacia unos paredones muy prometedores con profundidades entre los 10 y los 30 pies. Para pescar con mosca arriba de una lancha en este tipo de embalses, es más recomendable anclarse y no utilizar el troleador más que para cambiar de punto. De esta manera podremos trabajar mejor nuestras moscas ya que el recobro a diferencia de una caña convencional es más lento, además de que para llegar a la profundidad en donde están las lobinas, se requiere más tiempo para que se hunda la mosca debido a su peso y al tipo de línea que empleamos que por lo general es de flotación con su respectivo líder y punta o “tippet”.

El equipo utilizado fue una caña # 7 de 10 pies con línea # 8 de flotación que contiene una extensión de hundimiento de 10 pies “invisible” llamada “sinking clear tip”, esta línea es muy versátil porque solo se hunde la punta alrededor de 4 metros pero el resto de la línea permanece arriba de la superficie facilitando nuestros lanzamientos ya que la mosca saldrá a la superficie sin tanto esfuerzo para poder realizar nuestro proceso de “casteo” a diferencia de lo que podría pasar con una línea “full sinking” que se hunde completamente y cuesta trabajo levantarla por el peso ejercido por la presión del agua aunado al de la mosca.

Si combinamos esta línea con un líder de 9 pies y un “tippet” o punta de fluorocarbono de 8 pies, tendremos una profundidad de aproximadamente 8 -10 metros, lo cual nos permitirá trabajar bien la zona de pesca previamente identificada con el sonar de la lancha en el rango de los 10 a 30 pies, así podremos encontrar lobinas suspendidas o en el fondo y tentarlas con nuestras moscas.

“Las salamandras y lagartijas de plástico son un señuelo clásico utilizado con mucho éxito desde hace más de 30 años en la pesca con equipo convencional de lobina, al diseñar y utilizar una mosca con estas características, no fue mucho el tiempo en que tardaron las lobinas en caer”.

Muy cerca de una cobertura de pasto y arbustos se encontraba atrapado un tronco entre las piedras que se deslizan de las enormes paredes de los cerros que resguardan la presa de Zimapán, el primer lanzamiento o casteo de la mosca cayó justo a un lado del tronco y al empezar el recobro sentí un jalón muy fuerte, es raro que al primer lanzamiento se prenda una lobina, pero en este caso la pelea no se hizo esperar entre el laberinto de ramas y piedras, la lobina saltaba constantemente para tratar de liberarse de la mosca, al final se refugió debajo de la embarcación y finalmente salió a la superficie ya sin mucha fuerza después de una buena pelea de 15 minutos.

Una vez pesada, medida y fotografiada, fue liberada y se fue tranquilamente a esperar a que otro pescador en un fututo tenga la suerte de atraparla y que dé una pelea más dura al haber ganado peso y fuerza por el paso de los años, uno de tantos beneficios de la práctica del capturar y liberar.

Así continuó la jornada de pesca con capturas muy sustanciosas, la salamandra en tamaño 1/0 atada con pelo de conejo, plumas de gallina de Guinea, ligas de goma y con una “Sculpin Helmet” grande que asemeja una cabeza de salamandra o lagartija: rindió sus frutos. No hubo necesidad de cambiar mucho el tipo, tamaño y color de las moscas ni tampoco la zona de pesca, también salió la famosa Tilapia que se caracteriza por su gran pelea y resistencia.

“Otra buena opción es desembarcar en alguna isla de la presa en donde se tengan declives pronunciados combinados con zonas bajas para poder caminar unos metros en el agua y vadear”

La pesca de Lobina con Mosca me recuerda a la pesca de la Trucha en los ríos, al igual que anticipamos dónde es posible encontrar a las truchas, con las lobinas tenemos que tener un grado similar de conciencia, observación y anticipación. Una pila de piedras de diversos tamaños, maleza medio sumergida en el agua, islas flotantes que forman pequeños bosques en movimiento; todas estas coberturas son propicias para que las lobinas puedan estar acechando a sus presas y de la misma forma nosotros las acechemos

Entre más gente se acerque a la pesca de Lobina con Mosca, todos los involucrados en la difusión y comercialización de esta incipiente industria de pesca deportiva saldrán beneficiados, la lobina con mosca es uno de los mejores detonantes por sus características contundentes: Hábitat de clase Mundial, Accesibilidad e Infraestructura.

La pesca de Lobina con Mosca tiene mucha tradición y respeto, su historia en Norte América se remonta a los Indios Seminoles de Florida y a las invasiones Europeas de alrededor del año de 1715.

México es privilegiado al tener tantos embalses y ríos en donde se puede practicar la pesca de Lobina de forma segura y con calidad de clase mundial.

Menú principal