Otro enigma de la Lobina Mexicana

Por: El Dr. Rogelio Villarreal y los amigos que poseen la pasión
Monterrey, N.L. a 04 de diciembre del 2013, 4°C – 4:00 a.m.

No puedo conciliar el sueño, la misma pregunta entra y sale de mi cabeza. ¿Que se considera una verdadera lobina trofeo?  La referencia natural se logra lógicamente aplicando un criterio teórico y comparativo con la representación máxima de la especie: El Record Mundial.

Por lo tanto, pudiéramos deducir que una verdadera lobina trofeo debe exceder en más del 50% de su peso al compararla con el record mundial. Por ejemplo, el actual record de la IGFA de Lobina perteneciente a Manabu Kurita de Japón es de 22 libras (352 onzas).  Entonces una verdadera lobina trofeo deberá pesar un mínimo de 11 libras (176 onzas), 51% el peso del record mundial. Esto aplicado por supuesto a grandes presas con abundante alimentación.

Pero que sucede cuando pescamos en pequeños embalses o en pozas como en las que estaremos hoy en la sierra de picachos donde las restricciones de espacio, hábitat y alimentación hacen crecer a las lobinas en edad pero no en talla ni peso?

¿Que se podría considerar una Lobina Trofeo en estas condiciones?
¿Que se podría considerar una Lobina Trofeo en estas condiciones?

Cuenta la historia que dos compañeros de pesca participaban en un torneo de pesca en diferentes embarcaciones. Al final del pesaje, llegan al primer lugar empatados con exactamente el mismo peso. Los amigos pactan efectuar un desempate. Pescarían por espacio de una hora y el primero en presentar una lobina sería el ganador de la competencia.

Antes de cumplirse el tiempo pactado, el eventual campeón presenta una lobina de 9 onzas!! Solo Nueve onzas. Por supuesto que esta Lobina ocupa una de las paredes de la oficina del pescador ganador. Para él, ésta es una lobina trofeo!!

Por lo tanto, un trofeo significa diferentes cosas para diferentes Pescadores y para diferentes embalses.

Al fin me levanto, termino de acomodar todo en mi maleta. En una hora más, pasaran por mí y mi hijo Rogelio Jr., para una salida de pesca fría pero muy especial.

El equipo Lobinas Trofeo Fishing Team , acompañado con el grupo de jóvenes Cazadores de Lobinas Trofeo; se enfila rumbo a la sierra de Picachos en el estado de Nuevo León.

Estoy contento y emocionado con el suceso, ya que mi hijo Rogelio forma parte del grupo de pescadores.

La sierra de Picachos conforma una zona protegida con una superficie de 1 405 Km cuadrados. Va de los 400 a los 1,200 m sobre el nivel del mar, dominada en el piedemonte y partes intermedias por vegetación de matorral submontano y en la parte más alta vegetación pino – encino.

Colinda con los Municipios de Agualeguas, Cerralvo, Doctor González, Higueras, Marín, Sabinas Hidalgo y Salinas Victoria.

Es una región donde abundan especies como el Oso Negro, León Americano, Jaguar, Venado Cola Blanca, Águila Real y Guajalote Criollo.

El grupo está conformado por Antonio García Doria, Rogelio Villarreal Jr, Antonio García Salce, Lorenzo García Salce, José Andrés de León, Antonio García Jr., Ing. Jorge Reyes y un servidor. Aparte de las especies antes mencionadas en el área, existen una serie de pozas formadas por el paso de agua y capricho de la naturaleza las cuales albergan especies acuáticas como la sardina mexicana y la lobina.

DSCN0876

El acceso a las mismas representa un reto muy especial. El obtener lobinas de las mismas también impone modificaciones a la técnica y estrategia de la pesca de Lobina. Debido a la claridad de sus aguas las lobinas pueden identificar al pescador a gran distancia.

Con estas condiciones nos encontramos en la Sierra de Picachos con un solo objetivo: Cazar las Lobinas Trofeo de las Pozas de Picachos!!

Arribamos a la entrada del Rancho a las 9.30 am. En el acceso al camino de terracería ya nos esperan Antonio García, Antonio García Jr. y Jorge Reyes. Pasamos el equipaje a la 4X4 y emprendemos el ascenso hacia el casco del rancho donde nos alojaremos.

DSCN0854

El camino es pesado, grandes rocas bordean la brecha de terracería. Hermosas vistas se nos van presentando a medida que vamos tomando altura. Una venada aparece a escasos metros de la camioneta. Un verdadero contacto con la naturaleza de nuestro estado! Una gran riqueza natural!

Anticipándome a las condiciones climatológicas, el día de ayer preparé un puchero especial: Chamberete, pecho, costilla, tuétano, elote, calabaza, papa, zanahoria y un arroz norteño.

Al llegar a la hacienda desayunamos con enjundia, sin embargo todos se miden con la cantidad; se están reservando para el puchero!!

Mientras preparamos el equipo de pesca, se llega la hora de comida y atacamos el suculento puchero. Lo más solicitado es el tuétano, nuestros hijos lo aplastan sobre una tortilla ribeteada y acompañan el puchero con este energético taco.

El terreno para accesar a las pozas es abrupto y complicado, para el efecto; estaremos desplazándonos en unidades de trabajo rudo las cuales nos permitirán movernos con rapidez y seguridad en los escarpados caminos que conducen a estos lugares de pesca.

La estrategia es localizar la poza desde su punto más alto, descender entre las escarpadas paredes tratando de no delatar nuestra presencia.

Una vez alcanzando la orilla comenzamos a castear con lances cortos y precisos.

Pozas de Picachos!
Pozas de Picachos!

Tomado el acuerdo, atizamos las brazas de las chimeneas; agregamos troncos de mezquite suficientes para toda la noche y nos aprestamos a dormir al cuidado de nuestro fiel guardián.

La mañana nos recibe con un cielo despejado y mejores condiciones climatológicas. Todo pinta para un excelente día en la Sierra.

Café, Barbacoa, Chicharrón en salsa verde y Frijoles con chorizo preparan a nuestro estomago para un recorrido completo a las pozas en BUSQUEDA DE LOBINAS TROFEO!

Las Condiciones se prestan para visitar un sinnúmero de pozas donde las lobinas siempre hambrientas atacan con furia los señuelos.

El Ingeniero García Doria entrena a nuestros hijos en las estrategias y técnicas que de acuerdo a su experiencia producen más capturas en estas condiciones.

El mismo pone la muestra capturando varios ejemplares que se acercan al peso acordado de Lobina Trofeo en esta región.

Se llega la hora de regreso a la hacienda, en pocas horas regresaremos a Monterrey. Pero antes de partir nos espera una regional carne asada incluyendo cebollas de rabo, arracheras y ribeyes.

Mientras comemos, sigo admirando la imponente sierra de Picachos llegando a mi cabeza grandes interrogantes acerca de las lobinas de esta zona.

¿Como llegaron aquí? ¿A que especie de Lobina pertenecen? ¿Qué edad tendrá una lobina de 750 grs. aquí?

Para el lector, el tamaño de las lobinas aquí presentadas quizá no llenen las expectativas en cuanto a lobinas trofeo de otros embalses.

Créanme; estas lobinas representan un verdadero reto y por eso las consideramos un verdadero trofeo para el Cazador de Lobinas Trofeo!

Llevamos con nosotros información fotográfica y trabajo de campo que nos ayudará a tratar de resolver estas preguntas a nuestro regreso.

Por lo pronto tenemos ante nosotros otro gran enigma de la lobina Mexicana: Las lobinas de Picachos: ¿Trofeos enviados por la Naturaleza?

Saludos desde Monterrey,

Dr. Rogelio Villarreal V.
www.lobinastrofeo.com

Menú principal