Por: Ing. Héctor Flores Landa
Publicado en la Revista Pro Fishing Boats & Marine
Año 1 Número 6, del 2011

HPIM0624

Existen 5 especies predadoras en la costa tamaulipeca que conforman el núcleo principal que buscan los pescadores deportivos,  la primera especie y mas abundantes es la trucha moteada  (Cynoscion nebulosus), en segundo lugar la Corvina o red drum, (Sciaenops ocellatus), en tercer lugar El Jurel, o jack crevalle, (Caranx hippos), en cuarto lugar el Róbalo de mar o Snook, (Centropomus undecimalis) y en quinto lugar el Sábalo, (Megalops Atlanticus) o como lo conocen en los estados unidos, Tarpon y el otro nombre muy común, el Silver King en español el Rey Plateado, los últimos dos de la listo son los mas difíciles de capturar, tomando esto en cuenta, recuero como si  fuera ayer un viaje donde todas las condiciones se dieron y pude obtener los 5 Grandes de la costa Tamaulipeca, mismo que a continuación relato.

Con un buen augurio de una ventana de excelente clima para los primeros días  de octubre, decidimos organizar una salida a la famosa  Barra de caballos en la costa tamaulipeca ubicada a 60 kilómetros al norte de de la pesca Tamaulipas.

Salimos de Monterrey el jueves en la tarde en dos camionetas 4×4 cargados con todo lo necesario para acampar dos días en la barra de caballos incluyendo una pequeña planta de luz con dos faroles de 500 watts para pescar en la noche, llegamos a la pesca como a las once de la noche directamente al hotel la Pesca Lodge con doña chila, después de una carnita asada a y unos jalapeños rellenos, que no tenían progenitora.

Fuimos a pescar al muelle con equipos ultra ligeros, grata fue nuestra sorpresa cuando salieron las primeras truchas moteadas, mas un montón de machetes o también conocidos como pez cintilla.

El primer día

Preparamos los enseres faltantes como el hielo en barra, el camarón de carnada y nos enfilamos con rumbo la playa, las condiciones del mar eran inmejorables pero la marejada que trajo el huracán Ike algunas semanas atrás, izo estragos en el camino depositando grandes cantidades de basura, pero sobretodo tablas con clavos un verdadero peligro para las llantas.

En el kilómetro treinta aproximada mente nos toco ver como una lancha de pescadores comerciales, arrastraban un trasmallo de unos 200 metros de longitud con una captura de pámpanos, júreles, algunas corvinas un tiburón puntas negras. Esta práctica es muy destructiva y violatoria de la ley.

Después de pasar este desagradable evento se observaron grandes pajareras trabajando  la horilla de la playa, paramos a castear unos tiros, mi elección de equipo una caña Shimano Convergence de 10”6 modificada  aunada a un ABU 6500 SC PRO ROCKET, línea Power Pro de 30 libras, El señuelo Mirrolure 77 MR color 21, al cuarto tiro sentí un fuerte golpe y mi carrete omitió el sonido indiscutible que todo pescador  adora, la línea salía de forma impetuosa, ajuste un poco el freno tratando de detener la corrida del animal que había tomado mi señuelo, lo primero que pensé un buen jurel pero para mi sorpresa a la distancia observe el salto desesperado un buen sábalo, después de algunos minutos de toma y da pude ponerlo en la playa,  (el primero de los 5 grandes).

Arribamos a nuestro destino como a las 2 de la tarde, montamos el campo y como a las 4 de la tarde nos enfilamos con cañas en la mano con rumbo a la laja, mi equipo para esta ocasión cociste de dos cañas, la primera Shimano Clarus de 8″6 aunado a mi ABU 6000C (con mas de 30 años de vida útil) línea fire line de 20 libras, la segunda una nueva adquisición de súper lujo una G-LOOMINS GL3 MAG-LIGHT de 7”6 de la serie TOP SHOT (salmonera) gracias a www.depesca.com por su apoyo, aunada a un ABU 5000C línea de 12 libras shock líder de 15 libras.

Hector 1

Mi primer selección de señuelos fue un Yo-Zuri Emperador de 4.5 pulgadas de longitud, después de castear algunos tiros tuve mi primera captura de la tarde un macabí de un kilo aproximado de peso, estos animales pueden llegar hacer una gran molestia cuando se encuentran en cardúmenes grades ya que destruyen literalmente los señuelos, al cuarto macabí mi señuelo sufrió un desperfecto, perdió la tercia trasera por lo que tuve que sustituirlo por un señuelo nuevo que pondría a la prueba un Rápala X-Rap Sub Walk armado con anzuelos VMC color S silver, cortesía de www.curricanes.com.

Ya muy entrada la tarde casi al obscurecer me dirigí a la playita pegado a la escollera sur a un lado de Gerardo, en uno de mis lance ciento un buen golpe, de inmediato doy el tiron a mi caña para realizar el ensarte cuando de repente rompe la superficie del agua un hermoso Robalo, prendido del X-Rap Sub Walk, (el segundo de los 5 grandes).

Sin luz nos regresamos al campamento mismo que se encontraba en la parte trasera del canal frente a la isla la yegua, la siguiente faena pesca nocturna con reflectores, desgraciadamente tuvimos que esperar un buen rato asta las 10.30 aproximadamente ya que en donde planeábamos poner los focos avían puesto una red para camarón, a esa hora se retiraron la mayoría de los pescadores de camarón por lo que prendimos la planta y echamos a volar los reflectores, nos esperamos aproximadamente media hora para empezar a castear con equipos ultra ligeros, las truchas estaban bien puestas, de las 11 de la noche asta las 2.30 de la mañana cuando se acabo la gasolina de la planta ya teníamos unas 40 truchas aproximadamente mas dos corvinas.

El segundo día

A las 6.30 de la mañana del sábado nos levantamos como zombis por la falta de sueño, pero nos gano las ganas de pescar, de regreso a las escolleras cual fue nuestra sorpresa de ver comederos por todas partes cientos de pájaros literal mente el agua estaba hirviendo con animales, abrí con mi caña Shimano Clarus de 8″6 aunado a mi ABU 6000C, señuelo Rápala X-Rap Sub Walk color S silver, en el primer tiro de la mañana engancho un Truchon de 2 kilos pasaditos, (el tercero de los 5 grandes), empezamos con el pie derecho, Saque dos truchas más en el rango de un kilo ochocientos gramos a los dos kilos con el Sub Walk más un número ilimitado de macabíes.

Hector 1

Como a las nueve de la mañana ago un cambio de caña por la nueva G-LOOMINS GL3 MAG-Light de 7”6, aunada a un ABU 5000C, señuelo Rápala X-Rap 10 Hot Steel, en los primeros tiros empecé a prender parguitos mismos que regrese al agua, algunos macabíes pero luego tuve un buen golpe después de un muy buen pleito saque una trucha en el rango de los 2 kilos, pasaron algunos minutos y de nuevo otro buen pleito. Orta mas pero esta de un poco menor tamaño que las anteriores. Terminada la mañana tenia 5 truchas de campeonato.

Durante la tarde regresamos todos a pescar, las truchas estaban algo dispersas solamente obtuvimos algunas capturas.

En la noche del sábado las condiciones cambiaron y las truchas no se presentaron bajo los faros, los que si se presentaron fueron los zancudos pero en esta ocasión la carpa estaba lista con lo que no contavamos fue con la serie de tormentas y aguaceros que nos azotaron toda la noche por lo que la carpa se convirtió en un baño sauna, pero esto es parte del show.

El tercer día

Domingo por la mañana, amanecimos con condiciones adversas del clima, una llovizna persistente, viento fuerte del sur, marejada golpeando la costa, dos opciones rondaban en nuestras mentes, quedarnos descansando en la carpa o ir a pescar, la deliberación no duro mucho.

Con ponchos puestos, nos encaminamos a la escollera sur, la marejada estaba fuerte pero el color del agua inmejorable, de nueva cuenta mi caña Shimano Clarus de 8″6 aunado a mi ABU 6000C, con un señuelo Rápala X-Rap 12 S silver, abrió las acciones.

Al segundo tiro sentí un duro golpe al señuelo, di el jalón reglamentario para colocar el anzuelo y empezó el pleito, de entrada lo sentí diferente a las truchas del día anterior ya que se fue al fondo con mucha fuerza, después de algunos minutos de toma y da, tenia mi primera corvina de excelente tamaño en el rango de los 4 a 5 kilos con curricán, (el cuarto de los 5 grandes), de echo había sacado corvinas como de 1 a 2 kilos con plásticos y curricanes anteriormente pero ninguna como esta.

HPIM0639

El Rápala X-Rap 12 S silver, siguió produciendo ya que las condiciones del clima cambiaron radical mente en frente de nuestras narices, la marejada decreció, dejo de llover y el viento aminoro considerablemente, las truchas aparecieron en fuerza, saque dos buenos animales, como a las nueve de la mañana decidí cambiar mi posición y dirigirme al centro de las escolleras, con el filo del ojo observé un par de júreles saliendo rumbo a la bocana paralelos a la escollera, de inmediato prepare la caña y me dispuse a castear adelante de ellos, aquí es cuando estas cañas de 8”6 dan su potencial de distancia al tiro, mi señuelo voló unos 70 metros aproximadamente, a solo algunos segundos de haber tocado el agua el señuelo fue atacando violentamente y la línea empezó a salir vertiginosamente de mi carrete, el pleito estaba empezando, este animal dio unas corridas espectaculares en tres ocasiones me saco unas 150 a 200 yardas de línea de 20 libras, la caña trabajo de forma excelente, le aplique casi las 20 libras de presión, a los 35 minutos de pleito sentí que el animal empezaba a aflojar, en este momento decidí dirigirme a la playa para poder sacarlo y liberarlo esta operación me costo otras 200 yardas de línea pero ya en la playa las pude recuperar sin temor a las piedras de la escollera, estos animales son todo un reto, incansables por naturaleza todo un placer.

Después de tomarme las fotos de rigor y evaluar su peso que calculamos entre los 6 a 8 kilos lo libere exitosamente, (el quinto de los 5 grandes),  el señuelo quedo maltrecho con una de las tercias doblada.

Como a las 11 de la mañana decidimos cortar y regresar al campamento para la difícil tarea de desarmar, guardar los tiliches para el viaje de regreso a Monterrey, nuestra última acción fue el recoger toda la basura en bolsas de plástico negro para tirarlas en la pesca Tamaulipas. Señores les pido que recojan su basura y no la dejen en las playas.

Ing.Héctor Flores L.
Pesca costera México, http://pescacosteramexico.blogspot.com
[email protected]

Menú principal