Reporte Pesca black-bass-siglo-XX

Por Carlos Montero

¿Por qué el bass es una de las especies deportivas para los pescadores de medio mundo? ¿Qué ha hecho que este pez sea uno de los objetivos primordiales de aquellos que aman la pesca con señuelos artificiales? Estas preguntas conllevan unas respuestas complejas que se remontan incluso a la Edad Media para tratar de conocer la historia de una pasión.

Los orígenes de la pesca deportiva del black bass.

Como todo el mundo sabe, la pesca del bass tiene su origen en los Estados Unidos, país en el que este pez era conocido como achigán por los nativos americanos cuando los primeros colonos pusieron los pies en esta tierra.

Cuando los primeros británicos arribaron a Norteamérica portando los conceptos de pesca deportiva de su país, en parte gracias al libro de Isaak Walton “el perfecto pescador de caña”, buscaron aquellos peces que ya conocían como eran la trucha y el salmón, los cuales se prestaban  a sus afanes deportivos y despreciando al achigán por considerarlo como una especie piscícola de segunda clase.

Reporte Pesca bass-principios-siglo

La llegada del carrete tipo Kentucky.

Por ese motivo hubo que esperar hasta el siglo XIX para que pesca deportiva de la lobina adquiriera relevancia. Fue a raíz de la fabricación del carrete tipo Kentucky a principios de 1800 lo que propició que los pescadores de este estado, cansados de tener que desplazarse a lugares alejados para poder tentar a los salmónidos, en los grandes lobinas abundaban en el sur la posibilidad de poder seguir disfrutando de un pez combativo y deportivo.

Dicho carrete supuso una verdadera revolución puesto que permitía realizar lances largos y el empleo de grandes señuelos que eran atacados con furia por las lobinas.

El nacimiento de una pasión.

La lobina y su pesca comenzaron a ganar adeptos y cada vez más pescadores, incluso los que habían centrado su pesca en las truchas y salmones, comenzaron a mirar a la lobina con otros ojos.

Sin embargo, fue en 1881 cuando tuvo lugar el verdadero comienzo de la fiebre por la lobina y su pesca al aparecer un libro titulado “Book of the black bass” en el que su autor, el escritor deportivo James A. Henshall, profetizó que el centrárquido sería la especie reina de la pesca deportiva en Estados Unidos.

Reporte Pesca Book black bass

Las líneas de aquel libro recogían toda una serie de consejos y recomendaciones para adaptar la pesca tal y como se conocía a las exigencias de la lobina. A estos consejos se les unieron fabricantes de señuelos específicos como los fabricados por diversas marcas que han revolucionaron el mercado.

El siglo XX y los avances técnicos.

Fue en el siglo XX cuando la pesca deportiva de la lobina dio el salto hasta convertirse en lo que hoy conocemos. A la invención de los primeros señuelos, les siguieron los primeros cebos de vinilo, que por increíble que parezca, tuvieron sus orígenes en los años 20.

Pero fue durante los años de la II Guerra Mundial cuando los avances en el tratamiento tanto del caucho como de diversos tipos de plásticos supuso el gran adelanto en cuanto a equipos de pesca así como grandes innovaciones como el empleo de la fibra de vidrio para la elaboración de cañas, más económicas, la invención del nylon o la aparición de los carretes de spinning, llegados desde Europa.

A estos avances se les unió el estado de bonanza económica vivido en Norteamérica en los años 50 y 60 lo que propició que los pescadores demandaran cada vez más y mejor material para poder disfrutar de la pesca lo que llevó a la aparición y auge de marcas míticas como Cotton Cordell, Heddon o Rebel, entre otras.

La pesca deportiva de la lobina hoy

En la actualidad se puede decir sin cometer ninguna osadía, que la pesca de la lobina, no solo en Estados Unidos sino en casi todo el planeta donde habita, es la que más aficionados posee y la que más dinero genera.

A aquel boom de la pesca de la lobina que supuso la edad de oro norteamericana de las décadas de los 50 y 60, se procedió a la repoblación de la lobina en lugares donde jamás había habitado, dando incluso el salto al continente europeo, incluida España, justamente donde los primeros pescadores llegados a los Estados Unidos habían considerado a la lobina como una especie secundaria pero que, hoy en día, mueve millones de dólares tanto en productos de pesca como en organizaciones de competiciones y se ha convertido en una de las especies piscícolas que más pasiones levanta.

Fuente: http://www.cotodepezca.com

Menú principal